Desminado Humanitariowww.fuerzasmilitares.org (03ABR2014).- En la apertura de la Conferencia Global de Asistencia a Víctimas de Minas Antipersonal, el vicepresidente Angelino Garzón reiteró el llamado a las guerrillas para que cesen la instalación de estos artefactos explosivos y colaboren con las autoridades para sus ubicación y desminado en las regiones afectadas.

En el caso de las Farc, que desde hace 17 meses dialoga con el Gobierno Nacional en el proceso de paz que se realiza en Cuba, precisó que es necesario que se comprometa con unos mínimos humanitarios como el fin del uso de minas, el reclutamiento de menores y el ataque a la población civil. Así mismo, cuestionó al gobierno de Estados Unidos y a los países que no han firmado la convención de Otawa sobre prohibición y uso de las minas.

"La comunidad internacional y organismos como la ONU deben exigir a países como Estados Unidos, que se dice abanderado de los derechos humanos, que se comprometan con la convención de Otawa que prohíbe la fabricación y uso de esos artefactos que atentan contra los derechos humanos", dijo el vicepresidente Garzón.

Para finalizar, señaló que Colombia avanza en la prevención y atención a víctimas, pero mientras exista el conflicto armado y las guerrillas no renuncien al uso de estas armas, continuará la tragedia humanitaria. Por su parte el secretario de Gobierno de Antioquia, Santiago Londoño, recordó que el departamento es el más afectado en el país con 2.364 víctimas y se sumó a la exigencia para que los grupos al margen de la ley desistan del uso de estas armas explosivas, al informar que hace dos días dos soldados murieron en Anorí al caer en un campo minado.

Todd Howland, delegado para los derechos humanos de la ONU en Colombia, destacó los esfuerzos de Colombia en la atención a víctimas, pero advirtió que aún existe un gran desafío en la rehabilitación de los sobrevivientes, en su mayoría discapacitadas, tras estos accidentes. Agregó que este evento en Medellín debe servir para la lucha contra la discriminación de las personas afectadas y su reconocimiento como sujetos de derechos humanos.

elcolombiano.com