Río Magdalena www.fuerzasmilitares.org (12MAY2014).- Se dio a conocer una investigación del Instituto Humboldt y de la Fundación Alma sobre el río Magdalena en su tramo medio, conocido como Magdalena medio, trabajo científico que cubre su cuerpo de agua, sus humedales tales como caños, ciénagas y llanuras inundables. Tal estudio demuestra la grave crisis ecológica y social que vive tan importante región, vital para la vida del departamento de Santander.

En esta sección el río tiene una extensión de 30 mil kilómetros, pasa por 7 departamentos, 32 municipios, atraviesa más de 13 ecosistemas, riega 889 hectáreas de ciénagas y es el hábitat de más de mil especies de animales.

La investigación resalta que allí se deforestan cerca de 21 mil hectáreas al año, la drástica reducción de flora y fauna que sufre, cómo la sedimentación está fuera de control, la tala voraz de bosques secos y tropicales que padece, como la construcción irresponsable de diques ha fragmentado los humedales que bordean al río, la alta contaminación de sus aguas causada por la industria, la minería (sobre todo la de oro en el sur de Bolívar) y el cultivo de palma que hay en sus riberas santandereanas.

En el tramo medio del río Magdalena hay 122 especies animales amenazadas de extinción y la pesca ha disminuido en las últimas décadas cerca de un 90%, entre otras cosas.

Según el Instituto Humboldt y la Fundación Alma, la recuperación del tramo medio del río Magdalena es en extremo difícil por el gran daño que el hombre le ha causado a lo largo de años tanto a su corriente de agua como a sus riberas y a todos los afluentes que tiene.

Coincide la divulgación de tal investigación con la aprobación de un documento Conpes para recuperar la navegabilidad del río entre Puerto Salgar y su desembocadura en Bocas de Ceniza, obras en las que se invertirán dos billones y medio de pesos para encauzar el río entre Puerto Salgar y Barrancabermeja, dragarlo entre Barrancabermeja y Bocas de Ceniza, para aligerar y abaratar el transporte de carga, pues podrán navegar convoyes hasta de 7.200 toneladas.

Recuperar la navegación del río es vital, más es evidente que no es lo único que en tal región se necesita pues el drama ecológico y social es de dimensiones gigantescas.

vanguardia.com