Desplazamiento forzado en Colombiawww.fuerzasmilitares.org (15MAY2014).- Un alivio en medio del desplazamiento forzado, el confinamiento y la incertidumbre, sintieron ayer 2.800 indígenas del Alto Baudó (Chocó), gracias a que el Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr) llegó ayer a esta zona con una enfermera y un equipo de ingenieros para asistirlos en saneamiento básico. 

La segunda comisión del Cicr llegará mañana con seis mil mercados ya que las condiciones climáticas dificultaron el traslado de las toneladas de comida. "Los mercados tenemos que transportarlos mitad por el río y mitad por tierra. Las condiciones de navegabilidad del río y el clima dificultan el traslado. Esperamos que este viernes llegue la ayuda humanitaria", confirmó el Cicr.

Los nativos, que pertenecen a 17 comunidades, tuvieron que salir la semana pasada de las riberas del río Dubaza y refugiarse en el corregimiento de Santa Catalina de Catrú, tras los constantes combates del Eln y las bacrim. 

Los indígenas, según Abraham Doblado, jefe de la oficina del Comité Internacional de la Cruz Roja en Chocó, se concentran en este corregimiento que no tiene la capacidad para atender sus necesidades más urgentes. 

Y mientras distintos organismos de derechos humanos manifiestan su preocupación por el desplazamiento forzado y confinamiento de las comunidades indígenas en el Chocó, ayer en Ginebra, Suiza, el secretario general del Centro de Seguimiento del Desplazamiento Interno (CNR), Jan Egeland, ante el alto comisionado de Naciones Unidas para los

Refugiados, Antonio Guterres, presentó el informe sobre desplazamiento en Latinoamérica, donde manifestó su preocupación sobre el caso colombiano. Según la CNR, para el 2013 el número de desplazados en Latinoamérica es de seis millones, y de este total Colombia registra 5,5 millones de personas que abandonaron sus hogares forzadamente por el conflicto armado interno. 

Solo en 2013, la CNR registró en el país 156.918 nuevos casos de desplazamiento, principalmente por los enfrentamientos de las Farc y el Eln con las Fuerzas Militares, la instalación de minas antipersonal por parte de las guerrillas, las amenazas de muertes, el confinamiento y las casas de pique (de descuartizamiento) en Buenaventura. Allí, según la ong Human Rights Watch se presenta la situación más grave de derechos humanos en todo el país. 

Hay que aclarar que las cifras de la CNR contrastan con el informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, que en su informe anual indicó que durante el año anterior 55.157 personas se desplazaron forzadamente en Colombia.

ANTECEDENTES

EL DESPLAZAMIENTO Y LA DESAPARICIÓN

Según la Defensoría, la grave violencia en el Norte y Bajo Cauca antioqueño ha producido éxodos de campesinos. En Medellín, dice la Personería, los casos de desplazamiento forzado, por enfrentamiento de las bandas, se redujo en un 40 por ciento en 2013. Se declararon 1.853 casos donde resultaron afectadas 5 mil personas. Sin embargo preocupa los 270 casos de desaparición forzada.

elcolombiano.com