Los campesinos recibirán apoyo económico por cuidar el medio ambientewww.fuerzasmilitares.org (28JUN2014).- Surgió una nueva promesa para los campesinos de Cundinamarca: antes de 2015 la Gobernación comenzará a pagarles a aquellos que protejan las zonas de reserva. Así aparece en el calendario de la Secretaría de Ambiente del departamento, entidad que propuso implementar los pagos por servicios ambientales después de conocer el programa “BanCO2, servicios ambientales comunitarios”, creado en Antioquia por la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare (Cornare).

El programa, que ha sido exitoso en Antioquia, consiste en preservar los bosques a través de un “banco ambiental para los campesinos”. Si la huella de carbono de una persona es de 3 toneladas al año, puede ser compensada comprando el CO2 que consumió. Los recursos llegan directamente a los campesinos, quienes a cambio se comprometen a conservar los bosques de la región.

“El equipo técnico está valorando el pago de la huella de CO2 y H2O. Los primeros municipios beneficiados serán los de la cuenca del río Bogotá. Se les dará prioridad a aquellos predios que cuenten con un bosque bien conservado o en los que exista una fuente hídrica que abastece acueductos”, explicó Marcela Orduz, secretaria de Ambiente de la Gobernación.

Orduz ha estado acompañada en la mesa de trabajo por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), la Unidad de Bosques del departamento y el Ministerio de Ambiente. Los actores han llegado a la conclusión de que lo mejor es implementar el programa antes de que finalice este año para cumplir con el fallo del Consejo de Estado que ordenó la recuperación del río Bogotá.

De acuerdo con Uriel Mora, director de la Unidad de Bosques, “la compensación a los campesinos se está formalizando en los municipios de la cuenca alta del río Bogotá. Es urgente proteger la cuenca alta por el alto volumen de curtiembres y el aumento de la deforestación. Esperamos que para octubre ya estén vinculados algunos campesinos al programa de pagos por servicios ambientales”.

La CAR coincide con Mora. Un informe presentado por la entidad a finales de 2013 demostró que durante ese año fueron deforestadas 2.300 hectáreas en el departamento (lo equivalente a 4.600 canchas de fútbol). En Antioquia, algunas empresas privadas se han unido al programa del BanCO2, logrando que los bosques sean protegidos por los campesinos y cumpliendo con una cuota de responsabilidad social: “Sería muy interesante si sucede en Cundinamarca. En la provincia de Gualivá existe un alto índice de deforestación y hasta el momento no ha sido fácil prevenirla”, señaló Mora.

Al proyecto de pagos por servicios ambientales en Cundinamarca le hacen falta algunos ajustes. Sin embargo, se sabe que arrancará con un presupuesto de $1.000 millones y que los campesinos serían remunerados a través del Banco Davivienda. En octubre quedará demostrado si mejoran los índices ambientales en el departamento: actualmente se talan cerca de 63 árboles al día.

elespectador.com