Juan Manuel Santoswww.fuerzasmilitares.org (23JUL2014).- Las FARC, que se encuentran a punto de continuar la negociación de la paz con el Gobierno colombiano en La Habana, criticaron en una carta divulgada este lunes que los discursos del presidente Juan Manuel Santos sobre este proceso estén dirigidos exclusivamente a "tranquilizar al gran capital". 

A través de una extensa misiva firmada en las montañas de Colombia por el máximo líder de esa organización ilegal, Timoleón Jiménez, alias 'Timochenko', cuestionó que el tono de las alocuciones del mandatario no incluya a la población con menos recursos. 

"(Santos) no deja de alabar el creciente apoyo internacional que obtiene el proceso de paz y lo que puede significar en recursos para el postconflicto. En realidad con todo ese discurso solo deja clara una cosa. Su evidente intención de tranquilizar al gran capital", afirma 'Timochenko' en la misiva. 

Según las FARC, las intervenciones públicas del mandatario colombiano se dirigen exclusivamente a "poderosos propietarios de tierras, a los inversionistas, a las Fuerzas Armadas, a la ultraderecha que lo ataca", en referencia al Centro Democrático, partido liderado por el expresidente Álvaro Uribe. 

Precisamente a Uribe estuvo dirigido parte del discurso de Santos durante la inauguración de la nueva legislatura, que se calificó como 'Congreso de la Paz', ya que el gobernante considera que el fin del conflicto llegará en esta legislatura. 

En su intervención, el presidente dedicó varios minutos a destacar los beneficios macroeconómicos que el postconflicto traerá al país, una actitud que criticaron las FARC. 

"¿Y para el pobre pueblo qué? ¿De veras cree Santos que con esas concepciones alcanzará la paz para Colombia?", se preguntó 'Timochenko' en la carta. 

Los negociadores de la guerrilla y el Gobierno para el proceso de paz se encuentran ya en La Habana preparando el reinicio de las reuniones entre ambas partes, que se retomarán próximamente aunque aún no hay fecha definida. 

Entonces debatirán sobre el punto cuarto de la agenda, referente a las víctimas del conflicto armado, que se prolonga en Colombia desde hace medio siglo.

semana.com