Mancusowww.fuerzasmilitares.org (04SEP2014).- Al ser contactado por EL TIEMPO, el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, preso en Estados Unidos, se refirió a la carta que le envió al presidente Juan Manuel Santos y en la que pidió participación en los diálogos de paz con las Farc en La Habana.

Por correo electrónico contestó un cuestionario, en el que señaló estar de acuerdo con penas alternativas para la guerrilla, diferentes a la cárcel. Además dijo que exjefes de Auc fueron extraditados para silenciarlos.

¿Qué podrían aportar al proceso de paz con las Farc?

En temas como la concreción de las negociaciones, etapa judicial, resocialización, posconflicto, verdad, justicia y reparación. Partiendo de nuestra experiencia acumulada, tenemos muy claro qué funcionó y qué no en nuestro proceso. También, en temas para evitar el rearme de algunos desmovilizados, el resurgimiento de bandas emergentes, así como la lentitud en la aplicación de justicia, miles de muertes de los desmovilizados, el no permitir que los postulados reconstruyan la verdad, la extradición y la seguridad jurídica para obtener la libertad.

En su carta dicen que son victimarios pero que también fueron víctimas de la guerrilla. ¿Esperan algún gesto de perdón de las Farc?

Esperamos reconciliarnos, ofrecer nuestro perdón, aportarle nuestra experiencia para alcanzar la paz, el perdón, la reconciliación; no podemos seguir matándonos de por vida. Cuando decidimos desmovilizarnos, dejamos de considerarlos enemigos. Y en cuanto a algún gesto de perdón de las Farc, eso debe nacer de ellos si están suficientemente maduros para la paz y lareconciliación. Es bueno que el país conozca que nosotros antes de ser victimarios fuimos víctimas; eso no justifica para nada lo que hicimos, pero sí fue lo que nos motivó a hacerlo, y eso no se puede olvidar.

En Justicia y Paz se fijaron 8 años de pena alternativa. ¿Estaría de acuerdo con que eventualmente las Farc paguen menos pena o incluso reciban sanciones que no incluyan cárcel?

Sí estoy de acuerdo; la cárcel no soluciona nada. Solo cuando el Estado entienda que el proceso de paz no solo es una etapa judicial y tenga en cuenta todos los elementos sociales necesarios se podrá alcanzar una estabilidad que nos permitirá la reconciliación y la paz. Mientras esta se alcanza, Colombia está exigiendo cese de hostilidades, no involucramiento de la población civil, satisfacción a las víctimas y no repetición. A cambio de una disposición al perdón, la reconciliación y la verdad, para quienes hemos sido actores del conflicto, estatales y no estatales, estas soluciones jurídicas y políticas deben incluir penas alternativas diferentes a la cárcel.

Varios. Uno de los más graves es que el Estado no ocupó los territorios dominados por las Auc, y estos quedaron a merced y fueron recuperados por las guerrillas y las bandas criminales.¿Qué errores que se cometieron en el proceso de paz con la Auc no se pueden repetir en el de las Farc?

La extradición fue un error y será siempre un error porque el presidente Álvaro Uribe la utilizó para silenciarnos e incumplirnos. ¿Por qué callarnos? Nuestra obligación es contar la verdad. Sin embargo, cuando comenzamos a confesar las verdades que afectaban a Uribe, o a personas cercanas a él, y de alto poder de las altas esferas, fue cuando decidió incumplir los pactos y ordenó nuestra extradición. La extradición por sí sola nunca va solucionar el narcotráfico ni el conflicto en el que estamos inmersos.

Como lo narré en mis versiones libres, el general jugó un papel muy importante. Con él se planificaron y ejecutaron acciones militares. En aquel momento histórico, con el general logramos la ‘pacificación’ de Urabá.¿Qué papel jugó el general Rito Alejo del Río en la historia del paramilitarismo?

Pero no fue solo él, también con la ayuda de otros altos militares del Ejército, la Policía, el DAS, la misma Fiscalía, nosotros hemos narrado e informado sobre la participación de una gran cantidad de esos funcionarios; no sabemos qué pasó en la justicia ordinaria, y considero que ellos deben tener la oportunidad de contar la verdad.

Las diferencias se deben respetar; queda claro que el senador Álvaro Uribe mantiene una oposición férrea a las negociaciones con las Farc, pero que nos diga a los colombianos cuál es lo máximo que él y su bancada estarían dispuestos a conceder. Hasta ahora lo único que sabemos es que es enemigo de la negociación.El expresidente Álvaro Uribe es un férreo opositor del proceso de paz de La Habana. ¿Qué opina de esa posición?

eltiempo.com