El viaducto de La Novena se inaugurará en diciembre, en Bucaramanga. Foto Jaime Morenowww.fuerzasmilitares.org (25SEP2014).- Desde hace un par de años se vienen oyendo advertencias sobre el fin del auge minero-energético que ha disfrutado el país en la última década, pero los últimos datos de crecimiento de la economía indican que ya se trata de una realidad.

El sector minero-energético acaba de sufrir su primera caída desde el 2007, cuando declinó el 2,6 por ciento, en el segundo trimestre del 2007.

Ahora, en el segundo trimestre de este año, la actividad se contrajo en 2,8 por ciento, de acuerdo con el informe sobre elProducto Interno Bruto (PIB), del Dane. (Lea también: Economía colombiana creció 4,3 por ciento en segundo trimestre de 2014).

Aunque para algunos este resultado negativo por cuenta de los ataques a los oleoductos, a carrotanques, bloqueos en las comunidades y protestas en diferentes zonas de producción y exploración puede ser temporal, analistas serios ya comienzan a advertir sobre las señales del fin del auge, lo que contrasta con los cada vez más consistentes resultados de la ‘locomotora’ de la infraestructura.

El centro de estudios económicos Anif advierte que este cúmulo de problemas, visibles en un rezago de 100.000 barriles por día frente a las metas del Plan de Desarrollo 2010-2014 y de un rango entre 10 y 15 millones de toneladas menos en la producción de carbón, sumados a las dificultades del agro y la industria, explican por qué la economía no ha podido acelerar su crecimiento potencial hacia el añorado 6 por ciento anual.

La situación es tan compleja, que, en un documento para la Asociación Colombiana del Petróleo, Anif estima que los crecimientos del 10 por ciento anual del sector, observados entre el 2008 y el 2012, se podrían reducir hasta situarse en un promedio de solo 2 por ciento anual durante la próxima década, si no se toman acciones eficaces.

Si bien las cifras de la Agencia Nacional de Hidrocarburos exponen que hasta junio iban 71 pozos exploratorios perforados, frente a una meta de 135, hoy la foto muestra a un sector petrolero estancado, que tras producir en el 2013 un promedio anual de 1’008.173 barriles por día, entre enero y agosto bajó el volumen en 2,6 por ciento, a 981.625 barriles diarios.

En carbón, a pesar de que es factible cumplir la meta revisada en mayo (89,1 millones de toneladas), el objetivo inicial era de 120 millones de toneladas. Eso sin contar con que en el primer semestre del año se produjeron 47,3 millones de toneladas y solamente se vendieron 37,1 millones, principalmente por el arranque tardío del puerto de cargue directo de Drummond.

Juan Pablo Espinosa, gerente de Investigaciones Económicas del Grupo Bancolombia, dice que al mirar el promedio del primer semestre se ve una desaceleración en el sector de minas y canteras, que creció 1,7 por ciento, por debajo del 7,3 por ciento del segundo semestre del 2013.

Paradójicamente, al término de junio la construcción de obras de ingeniería civil acumuló seis trimestres de crecimiento continuo y en cinco de estos periodos los avances han superado los dos dígitos, es decir, por encima del 10 por ciento.

En el primer semestre del 2013 su crecimiento fue del 22,2 por ciento, el más alto de los últimos 13 años y por encima del pico del 19,3 por ciento de la primera mitad del 2007.

Es evidente que por primera vez en la historia de las estadísticas el sector está generando un crecimiento destacado, dice el presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, Juan Martín Caicedo; y deja claro que ese buen momento está ocurriendo sin que despegue aún la ejecución de las vías de cuarta generación (4 G).

El hecho de que las obras civiles crezcan más de cuatro veces de lo que lo hace la economía se explica por los millonarios montos invertidos.

En el segundo trimestre, las obras a cargo de la Agencia Nacional de Infraestructura subieron un 14 por ciento anual, al ubicarse en 1,2 billones de pesos, de los cuales más de 930.000 millones estuvieron en las concesiones viales. También han aportado las obras que el Instituto Nacional de Vías contrató por 3,6 billones de pesos.

De este monto se hicieron contratos para la rehabilitación y mantenimiento de 28 corredores, por 1,2 billones de pesos, que tienen un avance superior al 50 por ciento. Y ya comienza a despegar la ejecución de los 2,4 billones de pesos de los corredores de la Prosperidad. “Esto se está moviendo duro”, recalca Caicedo.

Más con regalías
Obras regionales también aportan

Según el Departamento Nacional de Planeación, la ejecución de proyectos en la regiones con recursos de regalías fue uno de los factores clave en el desempeño económico durante el segundo trimestre, pues en el avance del 17,6 por ciento en las obras civiles han tenido mucho que ver los 5.772 proyectos en lo que va corrido del Sistema General de Regalías, por 20,6 billones de pesos, de los cuales 13,4 billones provienen de regalías.

De estos proyectos un total de 4.072 ya están en ejecución o están terminados, sumando el 70 por ciento del total de los recursos.

eltiempo.com