Nuevo fraude a la saludwww.fuerzasmilitares.org (27ENE2015).- No es un secreto que el sistema de salud es débil y que los hechos de corrupción dentro del mismo hacen que la crisis sea cada vez más fuerte. Este lunes, la Fiscalía General de la Nación destapó un escándalo indignante. 
Se trata de una red de corrupción que cruzaba las bases de datos de los usuarios de servicios de salud de las Fuerzas Militares y profesores (algunos fallecidos), para hacerlos pasar como supuestos beneficiarios del Sisbén y exigir recobros al Fosyga.
Según la investigación, en el caso están implicados cerca de ocho EPS y el fraude al Estado supera los 312.000 millones de pesos. La operación ilícita se estaba presentando desde hacía seis meses.
Semana.com conoció que más de 15 personas, responsables de manejar las bases de datos de usuarios y ciudadanos de la Registraduría, Ministerio de Salud, EPS y Fuerzas Militares, fueron citadas a entrevista para que expliquen estas irregularidades.
Incluso, entre los llamados a la diligencia judicial se encuentra el coronel Víctor Augusto Pino Zapata, quien para la fecha ocupaba el cargo de coordinador de Sanidad del Ejército.
Jorge Rojas, director de la Unidad de Falsos Testigos de la Fiscalía, aseguró que gracias a la denuncia de una EPS fue posible descubrir este nuevo escándalo que azota al sistema de salud y que involucra los recursos del Estado.

"Hemos detectado que personas que están en el régimen especial de las Fuerzas Militares, policías y Magisterio las han utilizado para meterlas en las listas de régimen ordinario y cobrar la UPC (Unidad Per Cápita). Así, le cobran al Estado por una persona que nunca fue a tratamiento alguno y fuera de eso algunos son fallecidos", explicó Rojas.
De igual forma, el fiscal dijo que los funcionarios de las EPS tomaban los listados del régimen especial (Fuerzas Militares y Magisterio) y los cruzaban con el régimen ordinario.
Es decir, un coronel, por ejemplo, se convertía en un ciudadano beneficiario del Sisbén y, por lo tanto, las EPS le exigían al Estado los recobros por tratamientos que estaban fuera del POS. Con esto le cobraban al Estado dineros por personas que realmente nunca se sometieron a dichos tratamientos o, en el peor de los casos, eran personas fallecidas.
Un nuevo escándalo que ojalá no quede solo en eso.

semana.com