Lagos y Tabareswww.fuerzasmilitares.org (05FEB2015).- El regreso de la prófuga exdirectora del DAS, María del Pilar Hurtado, ha causado un auténtico vendaval. Mientras la exfuncionaria está a la espera de la lectura de su sentencia por el caso de las ‘chuzadas’ a opositores del gobierno de Álvaro Uribe, defensores de Derechos Humanos y periodistas, los afectados piden que se esclarezcan completamente los hechos.

El hoy senador Uribe se declara víctima de una persecución política a manos de la Fiscalía y el gobierno de Juan Manuel Santos, de quien es acérrimo opositor.

Según la Fiscalía, las interceptaciones ilegales tuvieron como cabeza a Hurtado y varios de sus mandos medios, entre ellos Fernando Alonso Tabares y Jorge Alberto Lagos, quienes en sus condiciones de director general de Inteligencia y subdirector de Contrainteligencia acataron sus instrucciones de adelantar las interceptaciones ilegales.

Tabares y Lagos, al verse contra las cuerdas, decidieron aceptar su responsabilidad en los hechos y buscar beneficios jurídicos. Finalmente obtuvieron una pena de ocho años de cárcel. Sin embargo, fueron por menos y decidieron interponer un recurso de casación ante la Corte Suprema de Justicia.

Dicho recurso fue negado por el alto tribunal, bajo el argumento de que en la ley están contempladas este tipo de rebajas por delitos de suma gravedad.

Semana.com tiene en su poder la sentencia, en donde queda en firme la condena contra Lagos y Tabares. Lo interesante es que allí se relata cuál era la información que afanosamente buscaba el DAS en lo referente a la Corte Suprema de Justicia.

El fallo elaborado por el conjuez Luis Gonzalo Velásquez deja en evidencia el interés de la dirección del DAS para tener acceso a las decisiones de la Corte Suprema de Justicia, por lo cual se “contactó y ubicó, en el año 2008, a personas al interior de la alta corporación a efectos de obtener información reservada y privilegiada de los magistrados”.

“Es decir, se infiltró ilícitamente a la Corte Suprema de Justicia, máxime que se grabó el desarrollo de sesiones y reuniones formales de los magistrados para luego transliterar su contenido, previas orientaciones de búsqueda e información sobre temas relacionados con la reelección, la extradición y el presidente de la República", agregó el documento.

El magistrado manifestó en la decisión que las actividades ilegales desplegadas desde la dirección del DAS fueron "actividades ilegales reseñadas que, a su vez, comportaron el desarrollo de funciones públicas por fuera del ámbito legal, pues los seguimientos, interceptaciones y búsqueda de información reservada no correspondía, a labores de inteligencia legítimas, justificadas por razones de seguridad nacional”.

Añadió que dichas acciones “tampoco habían sido dispuestas por autoridad judicial competente o en desarrollo del ejercicio de funciones de policía judicial”.

Para la Corte Suprema es claro que “a través de la dirección del DAS se dirigieron, coordinaron actividades sistemáticas de inteligencia estatal, por fuera del ámbito legal, en contra de magistrados de la Corte Suprema de Justicia y senadores del Congreso de la República, al considerárseles blancos políticos”.

Esta decisión fue anexada al proceso que cursa actualmente en la Corte Suprema de Justicia contra María del Pilar Hurtado por las interceptaciones ilegales denominadas chuzadas.

semana.com