“La orden para las Fuerzas Militares es arreciar, es mantener la ofensiva militar. Es combatir en todas las formas este terrorismo, es defender la seguridad de nuestros compatriotas”, advirtió este sábado desde Roma el Presidente Juan Manuel Santos
“La orden para las Fuerzas Militares es arreciar, es mantener la ofensiva militar. Es combatir en todas las formas este terrorismo, es defender la seguridad de nuestros compatriotas”, advirtió este sábado desde Roma el Presidente Juan Manuel Santos

www.fuerzasmilitares.org (13JUN2015).- El presidente, Juan Manuel Santos, condenó este sábado el asesinato de un teniente coronel de la policía por parte de la guerrilla de las FARC y aseguró que acciones como esa no lo llevarán a pactar un cese bilateral del fuego pues, al contrario, ha dado órdenes de intensificar la ofensiva militar.

El jefe de Estado, que está en una gira europea, habló con periodistas en Roma, donde se refirió al atentado de ayer que costó la vida al teniente coronel de la Policía Alfredo Ruiz Clavijo, al patrullero Juan David Marmolejo y a un civil.

"Si con estos actos cobardes, insensatos, las FARC pretenden llevarme a un cese bilateral del conflicto se equivocan, la orden para las Fuerzas Militares, se los he reiterado esta mañana, es arreciar, es mantener la ofensiva militar, es combatir en todas las formas este terrorismo", dijo.

El teniente coronel y las otras dos personas fueron asesinados ayer en un atentado con explosivos en una carretera entre las localidades de Córdoba e Ipiales, en el departamento de Nariño, en la zona de frontera con Ecuador, y rematados con tiros de gracia, según el director de la policía, general Rodolfo Palomino.

Las FARC intensificaron el pasado 22 de mayo sus acciones terroristas especialmente en el sur del país con ataques contra miembros de la fuerza pública y las infraestructuras energética, petrolera, vial y de agua potable.

El grupo guerrillero insiste en que se debe pactar un cese el fuego bilateral mientras se negocia la paz en La Habana, opción que Santos considera una "línea roja" que no traspasará.

El mandatario recordó que, cuando se acordó el inicio del proceso de paz con las FARC, hace más de 30 meses, se pactó que la negociación se haría "en medio del conflicto" y que él mismo trazó "unas líneas rojas que no íbamos a traspasar y nada de eso ha cambiado".

Santos señaló que tras el cese el fuego unilateral que las FARC iniciaron en diciembre y rompieron en mayo, los guerrilleros "han regresado a unos procedimientos que no tienen ninguna lógica, han regresado a ataques puramente terroristas porque ya no tienen capacidad para enfrentar la fuerza pública".

Los recientes atentados contra torres de electricidad, que han dejado sin energía durante días a ciudades enteras en el país, o los cometidos contra oleoductos, que han contaminado ríos y tierras de campesinos, a los que se suman el asesinato del teniente coronel y el patrullero, son actos de insensatez que, según Santos, dañan la ya mermada confianza de los colombianos en el proceso de paz.

"En pocos días, con su insensatez, han golpeado duramente la confianza de los colombianos en el proceso que estamos adelantando", manifestó.

Santos enfatizó que, a pesar de estos ataques, no desistirá en la búsqueda de la paz -"eso sí, reitero, no a cualquier precio", dijo- y subrayó que "ni voy a traspasar esas líneas rojas que hace dos años y medio tracé de forma clara y contundente".

"No las hemos traspasado y no las vamos a traspasar, y estoy dispuesto a gastarme hasta el último centavo de mi capital político para lograr la paz", sentenció.

Por esa razón dijo a los jefes de las FARC que no equivoquen si piensan que con el terrorismo van a llegar lejos, pues el único camino para la paz es "acelerar las negociaciones", algo que "exigen los colombianos" y "pide la comunidad internacional".

semana.com