Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno.
Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno.

www.fuerzasmilitares.org (19AGO2015).- Los principales partidos de la coalición, los conservadores y el Gobierno llegaron este martes a un principio de pacto para tramitar una reforma constitucional que crearía nuevas vías jurídicas para implementar y refrendar los acuerdos de paz con las Farc.

Luego de tres horas y media de discusión en la Casa de Nariño, con el presidente Juan Manuel Santos a la cabeza, los partidos que representan la mayoría del Congreso se comprometieron allevar, en cuestión de una o dos semanas, un proyecto de acto legislativo que prepararía el camino para sellar jurídicamente los acuerdos de La Habana.

Aunque la iniciativa estará abierta a la discusión natural de los legisladores, el preacuerdo contempla la creación de una comisión legislativa especial (con presencia de la guerrilla), que haría desarrollos legales sobre las conclusiones de las negociaciones, pero que en todo caso serían ratificados por el actual Congreso.

La enmienda constitucional, cuya discusión se iniciará ahora pero que solo culminará a mediados del próximo año, crearía también un tribunal especial de justicia para juzgar a los guerrilleros,como una jurisdicción especial.

También incorporaría un mecanismo nuevo para refrendar en las urnas los acuerdos,con menos exigencia que los contemplados hoy en la Constitución.

Los principales protagonistas del acuerdo político esbozado este martes en la noche son los liberales, Cambio Radical, el partido de ‘la U’ y un sector mayoritario de los conservadores, lo que aseguraría la votación calificada que demanda un cambio de la Carta.

Se da por descontado que el Polo, que es un sector minoritario en el Congreso, apoyará buena parte de esta fórmula.

Se cree que la fórmula en su conjunto podría tener reparos muy fuertes del uribismo, la principal fuerza de oposición en el Congreso, pues se ha opuesto a ideas como la de que los guerrilleros autores de delitos de lesa humanidad puedan ser elegidos en corporaciones públicas o se les exima de penas privativas de la libertad.

También podría darle facultades extraordinarias al Presidente de la República para algunos temas especiales.

En la reunión de este martes en la noche en Palacio, además del Presidente, estuvieron Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador en La Habana; el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo; la secretaria general de la Presidencia, María Lorena Gutiérrez; los presidentes del Senado, Luis Fernando Velasco y de la Cámara, Alfredo Deluque; y en representación de los partidos de la coalición: Roy Barreras y Armando Benedetti (de ‘la U’); Rodrigo Lara, de Cambio Radical; Horacio Serpa, del Partido Liberal, y el senador Efraín Cepeda, en nombre de los conservadores.

Aun cuando el principio de acuerdo compromete a la mayoría de los partidos y del Congreso, las propuestas esbozadas quedan abiertas al debate.

Lo que dijo De la Calle

Más temprano este martes –en una declaración en la que no admitió preguntas–, el jefe de la delegación oficial de paz, Humberto de la Calle, precisó que es sano abrir desde ya este debate.

“No es exótico ni arbitrario que el mismo Congreso, utilizando los mecanismos vigentes, contribuya a la creación de métodos nuevos, rápidos y expeditos para convertir en normas vinculantes, obligatorias, las decisiones que se convengan”, señaló De la Calle.

De la Calle, eso sí, enfatizó en que cualquier mecanismo de implementación debe ser acordado en la mesa de La Habana.

Sobre la refrendación, en la que la ciudadanía se pronunciaría sobre los acuerdos, ratificó que se hará y que también se analiza la fórmula más idónea.

eltiempo.com