Alias 'Antonio García'.
Alias 'Antonio García'.

www.fuerzasmilitares.org (04ABR2016).- Antonio García, comandante del grupo guerrillero, aseguró que hay un "amplio campo de acción" que permitiría generar un ambiente favorable para los diálogos, pero que el Gobierno se ha opuesto.

El ELN cree que un cese del fuego favorecería el recién iniciado proceso de paz con el Gobierno, que será irreversible sólo si hay decisión de mejorar la vida de la gente, dijo este sábado en Caracas el comandante guerrillero Antonio García.

"Hay un amplio campo de acción que permitiría generar un ambiente favorable (para los diálogos) pero el gobierno se ha opuesto", señaló el jefe negociador en entrevista con la AFP, refiriéndose a una suspensión bilateral de las hostilidades.

El presidente Juan Manuel Santos considera que el cese del fuego propuesto por el Ejército de Liberación Nacional sería aprovechado por éste para fortalecerse, pero García sugiere incluso que permitiría poner fin a los secuestros.

"Estamos abiertos, pero esto no es un tema de gestos, se trata de que las dos partes tengamos voluntad de generar dinámicas que favorezcan a la sociedad", declaró telefónicamente sobre la posibilidad de que el ELN suspenda unilateralmente las retenciones de civiles y militares.

García se mostró optimista de que el cese del fuego definitivo que negocian el gobierno y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Cuba auspicie un pacto similar con el ELN. 

Reconocimiento a víctimas

Pero el jefe insurgente afirmó que por ahora no ve voluntad del gobierno para detener la "persecución política, los asesinatos y la criminalización de la protesta social". "Mantiene una actitud de imposición, como si fuese un proceso de sometimiento", dijo.

El gobierno de Santos y el ELN -segunda guerrilla colombiana tras las FARC- anunciaron el miércoles en Caracas el inicio de un proceso de paz para cerrar medio siglo de guerra, en torno a seis puntos y con la participación como garantes de Brasil, Ecuador -donde se establecerá la mesa-, Chile, Cuba, Noruega y Venezuela.

García manifestó, por otra parte, que los mecanismos de reparación deben ser definidos por las víctimas, entendiendo que el ELN no es el único responsable.

"Si en el marco del trabajo con las víctimas el ELN tiene algo que aclarar, reconocer, estamos muy dispuestos, pero la transición a la legalidad no quiere decir de entrada que es un victimario", aseveró, subrayando que el grupo per se no está "pactando para ir a la cárcel".

La refrendación de los acuerdos también es un punto de interés de la guerrilla. El instrumento se concertará para "consolidar lo pactado", dijo.

La guerra sigue

Por otro lado, García minimizó el reciente pedido de la Fiscalía de procesar a la dirigencia del ELN por crímenes de guerra relacionados con ataques a oleoductos en la última década, que habrían ocasionado unos 45.000 millones de dólares en pérdidas y daños ambientales.

"Nos tiene sin cuidado (...), la Fiscalía hace parte del sistema de guerra judicial contra quienes nos apartamos de la política del Estado", señaló.

El portavoz admitió que los ataques han causado daños en algunas partes, pero "se ha ido avanzando en que esas acciones no tengan un impacto ambiental".

Se lo hace "para defender un recurso cuando no está siendo explotado de manera favorable a las comunidades, a la Nación", justificó.

García denunció en tanto una "coincidencia no gratuita" entre las acciones de los "neoparamilitares" y la oposición al proceso de paz por parte del expresidente Álvaro Uribe, que este sábado lideraba una marcha contra el gobierno de Santos.

El ELN cree que el "renacer del paramilitarismo" podría ser el principal obstáculo para la paz.

Asimismo, el dirigente consideró que la lucha armada en Colombia se mantendrá vigente mientras a la oposición se le "persiga, encarcele y asesine", y subrayó que el proceso de paz aún no es irreversible.

Lo será "en la medida que haya voluntad en el gobierno de crear nuevas circunstancias para la vida de los colombianos, de generar otras lógicas políticas. Cuando se avance en los acuerdos se podrá valorar eso, pero por ahora Santos fue claro en que aquí sigue la confrontación contra el ELN", afirmó.

Fundado en 1964, el ELN tiene unos 1.500 combatientes, pero cuenta con una amplia red de apoyo de milicianos y simpatizantes, según fuentes oficiales.

semana.com