Ejército de El Salvador
Ejército de El Salvador en un desfile militar. Algunos de los veteranos de la guerra civil ahora están en problemas.

www.fuerzasmilitares.org (14JUL2016).- La guerra civil salvadoreña, que concluyó con la firma de acuerdos de paz el 16 de enero de 1992, dejó en doce años un saldo de 75.000 muertos, unos 7.000 desaparecidos y cuantiosas pérdidas materiales y económicas. La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de El Salvador acaba de declarar inconstitucional la Ley de Amnistía de 1993 que perdonó crímenes cometidos durante la guerra civil que asoló al país (1980-1992).

En un comunicado emitido por esta entidad se lee: La Ley de Amnistía General para la Consolidación de la Paz de 1993 es inconstitucional por ser “contraria al derecho al acceso a la justicia, a la tutela judicial o protección de los derechos fundamentales”, además agrega que esa ley también violenta el “derecho a la reparación integral de las víctimas de los crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra constitutivos de graves violaciones al derecho internacional humanitario”.

La Sala estableció además que “los crímenes de lesa humanidad son de carácter imprescriptible según el derecho internacional, por lo que no pueden oponerse medidas de orden interno, tanto legislativas como de otro carácter, que impidan la investigación, el esclarecimiento de la verdad, la aplicación de una justicia independiente, y que nieguen la justicia”. Respecto a delitos de lesa humanidad que se habrían cometido durante el conflicto interno en ese país, la sala señaló que “no nos encontramos ante comportamientos individuales y aislados de quienes los consumaron” y que, por el contrario, “son el resultado de lineamientos y órdenes emanados de un aparato organizado de poder, y donde es claramente visible la jerarquía”.

En una primera reacción del lado del gobierno, el Ministro de Defensa, General David Munguía, calificó la sentencia como un “error político” pues “creará un clima de inestabilidad, que afecta el espíritu de los acuerdos de paz”.

Este suceso, ocurrido en El Salvador, da luces sobre lo que podría ocurrir en Colombia con su proceso de paz, si alguno de los acuerdos es contrario a la Constitución Nacional o a la legislación internacional, eventualmente podrían presentarse complicaciones que den al traste con lo pactado, y que -en el escenario más pesimista- podría conducir a la continuación del conflicto. Téngase en cuenta además que la amnistía cobijaba tanto a los alzados en armas, como a las fuerzas gubernamentales, es decir que hoy en día unos y otros entran en una situación de incertidumbre.

(Douglas Hernández, Medellín)