Odebrecht
La empresa brasilera está envuelta en escándalos de corrupción por todo el mundo.

www.fuerzasmilitares.org (04MAR2017).- Un informe de la revista brasileña Veja reveló que Marcelo Odebrecht admitió haber entregado dinero a las Farc a cambio de “permiso” para actuar en los territorios dominados por la guerrilla.

Según la revista, los pagos a la guerrilla se realizaron por más de dos décadas y habrian comenzado en la década de 1990, cuando la constructora brasileña inició su operación en Colombia. Según Veja, el rango de los pagos habría sido de $50.000 a $100.000 dólares por mes.

Esta nueva revelación se suma al escándalo de sobornos de la constructora Odebrecht, el cual se destapó en diciembre de 2016 cuando altos directivos de la compañía confesaron que habían realizado pagos millonarios para quedarse con concesiones en Latinoamérica y el mundo.

Durante más de 15 años, la firma entregó plata e inmuebles a gobernantes, partidos políticos, empresas y personas naturales, relaciones que le significaron ganancias y contratos multimillonarios. En total, Odebrecht entregó $788 millones de dólares en coimas a funcionarios en Angola, Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú y Venezuela. De acuerdo con el Departamento de Justicia de EE.UU. y las fiscalías suiza y brasileña se habla de que $11,2 millones se habrían pagado en Colombia.

Corrupción

La constructora brasilera Odebrecht, envuelta en el monumental escándalo por sobornar a varios gobiernos de Latinoamerica y África con el fin de conseguir la adjudicación de megaobras, habría confesado que desde la década de los 90 entregó dinero al grupo guerrillero de las Farc a cambio de que sus obras pudieran realizarse en los territorios que estaban dominados por la subversión.

De acuerdo con una publicación del portal de noticias brasileño Veja.com, los pagos que recibió las Farc oscilaban entre los 50.000 y 100.000 dólares, según lo informó la compañía a la Oficina del Procurador General de Brasil.

La firma de construcción está salpicada en actos de corrupción y es investigada por entregar sobornos a funcionarios públicos en 12 países para la obtención de contratos. Todo el lío de Odebrecht inició en 2015 en el marco de la operación Lava Jato, cuando se descubrió que la firma que tenía operación en 21 países estaba inmersa en actos de corrupción. 

Las coimas las pagó en países como Angola, en Argentina, en República Dominicana, en Ecuador, en Guatemala, en México, en Mozambique, en Panamá, en Perú, en Venezuela y en Colombia. Gracias a estas prácticas obtuvo ingresos por US$3.336 millones, algo así como $10 billones.

El pasado 21 de diciembre de 2016 se celebró un pacto entre la firma Odebrecht, la Procuraduría de Brasil, el Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Procuraduría General de Suiza para que Odebrecht revelara cómo funcionó su red de soborno.

Los sobornos en Colombia

Por estos hechos de corrupción fue capturado el exviceministro de Trasporte Gabriel García Morales, quien aceptó haber recibido un soborno de US $6,5 millones de la constructora brasilera. La Fiscalía lo acusó por los delitos de cohecho impropio agravado, interés indebido en la celebración de contratos y enriquecimiento ilícito. García Morales admitió que desde su posición privilegiada como director del Inco direccionó la licitación de la Ruta del Sol Tramo II para que Odebrecht obtuviera el contrato, que tenía un valor de $2 billones. 

El exsenador Otto Bula fue detenido ese mismo mes que García Morales. Según la Fiscalía, Otto Bula recibió un soborno de US $4,6, o al menos una parte de esa cantidad, a cambio de garantizar un contrato favorable para los intereses de Odebrecth. Aunque Bula no presentó ninguna prueba documental, el excongresista le contó a la Fiscalía que US$1 millón habría entrado a la campaña presidencial de Santos en 2014 proveniente de los sobornos dados por Odebrecht al exsenador.

El pasado 20 de febrero el ingeniero Andrés Cardona fue capturado por las autoridades a raíz del escándalo transnacional. El contratista es investigado por las presuntas irregularidades que se presentaron en la adjudicación del contrato para la construcción de túnel interconector entre el río Tunjuelo y la planta de tratamiento Canoas en Bogotá en 2009. El convenio, que tuvo un valor cercano a los $244 mil millones, le fue adjudicada al Consorcio Canoas, conformado por CASS Constructores, empresa de Carlos Solarte, y la Constructora Norberto Odebrecht S.A. sucursal Colombia.

 

(agencias)