Asesinato
El trágico saldo revela la situación de violencia directa que se ejerce contra los líderes sociales y comunitarios en Colombia.

www.fuerzasmilitares.org (05MAR2017).- La Defensoría reportó que en los últimos 14 meses fueron asesinados al menos 120 líderes y defensores de derechos humanos en el país. A parte de esto, el ministerio público también reportó que se tiene conocimiento de 430 amenazas y situaciones de riesgo.

“La Defensoría del Pueblo, en el periodo comprendido entre el primero de enero de 2016 y el 20 de febrero de 2017, ha registrado al menos 120 homicidios, 33 atentados y 27 agresiones. Las víctimas son líderes sociales y defensores de los derechos humanos de los departamentos de Antioquia, Arauca, Atlántico, Bolívar, Caquetá, Casanare, Cauca, Cesar, Córdoba, Cundinamarca, La Guajira, Magdalena, Nariño, Norte de Santander, Putumayo, Risaralda, Santander, Tolima y Valle del Cauca”, afirmó Carlos Alfonso Negret Mosquera, defensor del pueblo.

Últimos casos en Antioquia

El pasado jueves en Medellín y Bello fueron asesinados dos líderes sociales. El primer caso se presentó en el municipio del norte del área metropolitana donde murió Fabían Rivera, quien era el presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Rosalpi.

El otro hecho se registró en el barrio Olaya, en el occidente de Medellín, allí sicarios dispararon contra Alicia López Guisao, una reconocida líder del departamento de Chocó quien se encontraba en la capital antioqueña adelantando trabajos logísticos relacionados con la Cumbre Agraria y la Organización Congreso de los Pueblos.

“Las autoridades y la sociedad en general tienen que blindar a nuestros defensores de derechos humanos, y blindarlos es respetando su honra su buen nombre. Le hago un llamado a la Fiscalía, para que en la unidad que se derivó del acuerdo de paz puedan desarrollar todo las funciones de tipo penal para estudiar estos casos”, dijo el defensor.

Naciones Unidas también expresó su preocupación por la persistencia de amenazas, ataques e intimidaciones a periodistas, defensores de derechos humanos y líderes sociales, “así como por la persistencia de impunidad en un alto número de casos de violencia sexual cometidos en el marco del conflicto armado”.

Sobre este tema, la Defensoría del pueblo presentará en tres semanas un informe final sobre la situación de riesgo de los líderes y defensores en el país.

 

(Ricardo Monosalve, El Colombiano)