Santos
Juan Manuel Santos

www.fuerzasmilitares.org (07ABR2017).- Crece la tensión mundial por el primer ataque militar del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al gobierno sirio de Basher al Asad.

"El uso de armas químicas es un crimen de guerra y de lesa humanidad proscrito por tratados internacionales y debe ser condenado por la comunidad internacional. Ver esas escenas dantescas de mujeres y niños desfigurados por armas químicas es totalmente inaceptable", indicó el primer mandatario.

Santos indicó que las acciones "prevenir esa clase de atrocidades deben ser respaldadas por toda la comunidad internacional, Colombia respalda la acción que tomó ayer Estados Unidos siempre y cuando se haga dentro del Derecho Internacional", dijo. 

Santos hizo un llamado a que sea a través del diálogo como se encuentre una solución política a la muy compleja y dramática situación de Siria. "En especial hacemos un llamado para que el dialogo entre Estados Unidos y Rusia evite que esta complicada situación escale", dijo.

A esta hora, se lleva a cabo el Consejo de Seguridad, exigido por Rusia en rechazo al bombardeo estadounidense. Rusia denunció los ataques y los calificó como una "agresión contra un Estado soberano" mientras los aliados de Washington aplaudieron esta primera operación militar de Estados Unidos contra el régimen de Damasco

El presidente ruso Vladimir Putin consideró que el bombardeo estadounidense contra una base aérea del régimen sirio es una "agresión contra un Estado soberano" basado "en pretextos inventados", declaró el viernes el Kremlin, principal aliado del régimen de Bashar Al Asad.Al mismo tiempo que se desarrolla el Consejo de Seguridad de la ONU, el Presidente colombiano Juan Manuel Santos respaldó desde Cartagena el ataque militar que emprendió Trump con el lanzamiento de cerca de 60 misiles sobre una base militar siria.

"Esta acción de Washington causa un perjuicio considerable a las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, que ya están en un estado lamentable", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Irán, otro aliado de Damasco, "condena enérgicamente" el bombardeo estadounidense. Este ataque va a "ayudar a los grupos terroristas que están en declive y complican más la situación en Siria y la región", dijo Bahram Ghasemi, portavoz del ministerio iraní de Relaciones Exteriores.

Israel dio su apoyo "total" a Estados Unidos considerando que se trata de un "mensaje fuerte" que deben escuchar Irán y Corea del Norte, indicó la oficina del primer ministro.

"Israel apoya totalmente la decisión del presidente Trump y espera que este mensaje de determinación frente a la actuación infame del régimen de Bashar al Asad se escuche no sólo en Damasco, sino también en Teherán, Pyongyang y más allá", indicó el comunicado.

El gobierno británico "apoya completamente" el ataque de Estados Unidos. Estos bombardeos son "una respuesta apropiada al ataque bárbaro con armas químicas perpetrado por el régimen sirio", según un portavoz de Downing Street.

En un comunicado conjunto, el presidente francés François Hollande y la canciller alemana Angela Merkel dijeron que el presidente sirio Bashar al Asad tiene "la plena responsabilidad" del ataque de Estados Unidos contra una base aérea gubernamental en Siria.

"Una base militar del régimen sirio utilizada para realizar bombardeos químicos fue destruida esta noche por bombardeos estadounidenses (...) Asad tiene la plena responsabilidad", indican ambos dirigentes.

Los bombardeos estadounidenses contra el régimen sirio como represalia a un supuesto ataque químico son "comprensibles", dijo por su lado el jefe de la diplomacia alemana, Sigmar Gabriel, que pidió una solución política bajo el auspicio de la ONU.

Turquía, que se opone al régimen sirio, celebró la acción, pero dijo que no es suficiente.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, celebró este paso concreto como algo positivo.

"¿Esto es suficiente? Yo no creo que sea suficiente (...) Llegó el momento para tomar acciones que tengan resultados para proteger al oprimido pueblo sirio", agregó el presidente en un mitín en la ciudad de Antioquía, situada cerca de la frontera con Siria.

Otro aliado de peso de Estados Unidos en la región, Arabia Saudita, saludó la decisión "valiente del presidente (Donald) Trump" y dijo "apoyar plenamente" los bombardeos, según un responsable del ministerio de Exteriores.

China llamó a "evitar un nuevo deterioro de la situación" en Siria tras el bombardeo estadounidense, y condenó "el uso de armas químicas, por parte de cualquier país".

Japón apoyó la "determinación" de Estados Unidos, anunció su primer ministro Shinzo Abe, quien consideró que el bombardeo norteamericano "tiene como objetivo evitar que se agrave la situación".

El presidente del Consejo europeo Donald Tusk indicó que los bombardeos estadounidenses en Siria "ilustran una determinación necesaria contra los bárbaros ataques químicos"

En España, el gobierno señaló que la "acción llevada a cabo por los Estados Unidos en las últimas horas contra una base militar en Siria es una respuesta medida y proporcionada a la utilización por el ejército sirio de armas químicas contra la población civil del país".

En Portugal, el ministro de Relaciones Exteriores, Augusto Santos Silva, indicó que "comprende" el motivo de los bombardeos y desea "una posición y una reacción conjunta de parte de Europa".

El primer ministro de Dinamarca, Lars Løkke Rasmussen, aplaudió que "estos ataques contra los inocentes tengan consecuencias (...) La barbarie de Asad no puede quedar impune".

En Noruega, el jefe de la diplomacia, Børge Brende, juzgó que "el ataque estadounidense envía una señal clara al presidente Asad", quien debe "cesar los ataques contra civiles inocentes".

 

(AFP)