Funcionario de la ONU en Colombia
Funcionario de la ONU en Colombia en el proceso de recepción de las armas entregadas por las FARC.

www.fuerzasmilitares.org (15JUN2016).- Las cifras de la dejación de armas de las Farc no cuadran. A pesar del regocijo que mostraron las partes el martes pasado en el acto en La Elvira (Buenos Aires – Cauca), en el que según altos funcionarios del Gobierno y la guerrilla, esta insurgencia dejó otro 30 % de las armas, para llegar al 60 % del total, un comunicado de la Misión de la ONU en Colombia confirmó que hasta ayer, 14 de junio, había recibido una cantidad diferente.

“Al finalizar esta segunda fase del proceso de Dejación de Armas, la Misión tiene bajo su custodia aproximadamente un 40% de las cerca de 7.000 armas individuales registradas, monitoreadas y verificadas por la Misión desde el pasado 1 de marzo”, dice el comunicado.

Esta diferencia en las cifras genera controversias. No obstante, el presidente Juan Manuel Santos, en su discurso, dijo literalmente: “Lo que presenciamos fue la segunda fase, el segundo 30 %, en un par de días terminamos el 60 % y la semana entrante terminaremos el 100 %”, planteando la posibilidad de que esta entrega no se diera en su totalidad el 14 de junio, como fue acordado el 29 de mayo en un comunicado enviado por la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación del Acuerdo Final.

Este proceso terminará el martes 20 de junio, tal como fue señalado en el mismo comunicado.

Al respecto, Álvaro Villarraga, director de Acuerdos de Verdad del Centro Nacional de Memoria Histórica, aseguró que la noticia no debe ser un porcentaje, sino que las Farc están dejando las armas, “no se puede perder la proporción de las cosas”. Además, manifestó que está seguro que las Farc van a honrar su palabra y dejarán todas sus armas, cumpliendo el plazo del 20 de junio.

Este retaso se convierte en un argumento para que la oposición vuelva a atacar el acuerdo, el senador del Centro Democrático, Alfredo Rangel, afirmó que “el desarme de las Farc es una farsa (...) lo que evidencia la intención del Gobierno de engañar a la opinión pública

 

(elcolombiino.com)