ONU colombia
Aseguran las autoridades que el proceso de entrega de armas está ajustado a los protocolos.

www.fuerzasmilitares.org (29JUL2017).- La entrega de las últimas caletas de las Farc como punto acordado en la dejación de armas, es uno de los procesos que en los últimos días ha generado confusión ante versiones expresadas por las partes involucradas.

La primera carta sobre la mesa la puso el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, quien en una misiva enviada al Ministerio de Defensa y conocida por EL COLOMBIANO, le expresó al Gobierno lo que serían tres presuntas anomalías con respecto a estos depósitos clandestinos.

La denuncia inicial fue la expulsión de tres guerrilleros del grupo insurgente en Dabeiba, que salieron del campamento, se robaron el armamento de una caleta y crearon una banda criminal. La segunda, la apertura de un depósito sin la presencia de las autoridades “mientras al Ejército lo mandaron a cuidar otra caleta a donde no llegaron ni las Farc ni la ONU”. Y la tercera, la salida de 14 guerrilleros de la zona veredal de Ituango, que salen y se apropian de algunas armas para crear una banda criminal.

Conocidas las declaraciones de Luis Pérez Gutiérrez, la Misión de Observación de la ONU convocó a una rueda de prensa y explicó que el procedimiento en la vereda el Carmín se realizó bajo los protocolos.

La explicación la entregó el general Javier Pérez Aquino, al afirmar que el procedimiento para la extracción de las caletas es entre las Farc y Naciones Unidas como quedó establecido en el Acuerdo, “pero a pesar de eso, la ONU ha sido muy insistente en que participe la Fuerza Pública por la seguridad en estas operaciones”.

A su vez, el alto comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, agregó que sí se cumplieron los protocolos, que estaba presente la Unipep, y que todas esas operaciones se hacen con un cuadrante de seguridad del Ejército.

Pero hasta las Farc tienen su versión sobre lo ocurrido, por lo menos en Ituango. Agustín, encargado del frente 18 le confirmó a EL COLOMBIANO parte de lo dicho por el gobernador: de esa zona han desertado 14 personas que argumentaron su descontento con el proceso, pero “solo hubo tres que se fueron con dos armas, se fueron de San Jorge”.

Conocidas las versiones de los involucrados quedan varios interrogantes: ¿Se han perdido armas de las caletas? ¿Cuántas se han llevado los desertores?

No todas las respuestas se han entregado hasta ahora y solo hay 17 días para despejar las dudas, tiempo en el que termina la observación de la ONU con la destrucción de las armas..

 

(elcolombiano.com)