Una operación de la Policía intercepta un buque con un importante alijo de cocaína en Cádiz el pasado 15 de agostoÁfrica se consolida como una de las principales bases de las redes del tráfico de cocaína, tanto porque los cárteles emplean sus países como almacenes como por su costa occidental, ruta por donde transitan camufladas entre pesqueros las embarcaciones con droga desde América del Sur a Europa.

Así lo asegura el jefe de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO), Eloy Quirós, tras cerrar un «histórico» mes de agosto en la lucha contra el tráfico de cocaína con la incautación de cinco toneladas en distintas operaciones y un elemento común en casi todas: los cárteles colombianos ven en África y su costa oeste una ruta privilegiada de entrada al mercado europeo.

La más relevante de estas operaciones concluyó el pasado 15 de agostocuando el Grupo Especial de Operaciones (GEO), en colaboración con otras policías, interceptaron un carguero con 3.000 kilos de cocaínaque había zarpado del golfo de Guinea y se dirigía a Galicia, en cuyas aguas la organización tenía planeado transbordar la mercancía a tierra en una lancha o un pesquero.

Mejor, en pequeñas cantidades

Quirós asegura que un alijo con tanta cantidad de droga es «puntual» y «muy inusual», ya que la mayoría de las redes de narcotraficantes prefieren no arriesgar y se decantan por tratar de introducir encontenedores 100 o 200 kilos de cocaína. «Coger un barco repleto de droga no es normal, lo normal es coger varios contenedores», subraya Quirós, antes de vaticinar que al término de este año podrá haber un ligero aumento de las cantidades de cocaína incautadas debido a estas últimas operaciones.

Unos golpes, añade el responsable policial, que «no quieren decir en ningún caso que esté entrando a mansalva droga en nuestro país», sino que somos el principal obstáculo para que la droga llegue a Europa y que las investigaciones puestas en marcha desde hace meses contra estas redes han concluido en el mismo mes.

Lo que sí ponen de relieve estas operaciones, según Quirós, es que las organizaciones del narcotráfico tienen consolidada la vía africana para que entre la droga en Europa; han dejado de lado la ruta mediterránea, mucho más controlada fundamentalmente en el Estrecho, y han descartado navegar por el mar del Norte, en el Atlántico, con condiciones climatológicas muy duras.

Quirós explica que las embarcaciones pueden bordear la costa africana sin hacer paradascamuflándose en los pesqueros que hacen la ruta entre África y Europa, o bien emplear como puertos de tránsito países africanos como Guinea-Bissau o Guinea donde depositan la mercancía para trasladarla en otras embarcaciones en cantidades menores. Ya en 2007, la Interpol alertó de que la costa oeste de África comenzaba a rivalizar con la ruta del mar del Caribe como vías de entrada marítima de cocaína a Europa y Estados Unidos, respectivamente; cinco años después la advertencia ha pasado a ser una realidad consolidada.

La nueva estrategia africana

«Lógicamente los cárteles funcionan como una empresa comercial y van cambiando sus estrategias y ahora la que impera es África», destaca el jefe de la UDYCO, que recuerda que sean o no elevadas las cantidades, los dueños de la droga siguen siendo los colombianos y su objetivo es que la coca llegue al mercado, EEUU y Europa. En este objetivo el continente africano proporciona a las redes colombianas muchas facilidades pues sus países, además de no tener capacidad policial para luchar de forma eficaz contra el tráfico de drogas, cuentan con crecientes niveles de corrupción y grupos armados que se podrían financiar con el contrabando de droga.

Quirós defiende que el éxito completo no radica solamente en evitar que la droga llegue a destino, sino que «hay que desarticular redes, conseguir condenas, que entren en la cárcel y hay que intervenirles todo su patrimonio», porque lo que más daño les hace no es quitarles la droga, sino el dinero, sin el cual no pueden recomponerse rápidamente.

Por eso considera pieza clave en la lucha contra el crimen organizado y el tráfico de drogas lacooperación policial, el intercambio de información y el trabajo policial de la mano de jueces y fiscales.

abc.es