Un grupo de militares islámicos en el norte de MalíLos ministros de Defensa y de Relaciones Exteriores de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) se reunió en Abidján el pasado lunes para discutir el despliegue de una fuerza arama en el norte de Mali. La zona está ocupada por grupos islamistas cercanos a Al Qaida del Magreb Islámico que han impuesto la «sharía» (ley islámica) en todo el territorio.

Esta reunión sobre la crisis en Malí está diseñada para preparar la futura demanda de resolución de la ONU. «Hemos expresado estas propuestas para llevar a cabo una misión que ayudar a Malí y el pueblo maliense a reconquistar el norte del territorio ocupado», aseguró el generalSoumaila Bakayoko, jefe del Estado Mayor del ejército de Costa de Marfil.

El pasado viernes, el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, y jefe de la CEDEAO, visitó Abuja donde se reunió con su homólogo nigeriano, Goodluck Jonathan y el jefe de Estado de Benin y líder de la Unión Africana, Thomas Boni Yayi, para tratar de «armonizar posiciones» sobre el conflicto maliense. La CEDEAO, que ha estado preparando durante varios meses el despliegue de 3.300 soldados en la zona, revisa ahora de sus proyectos iniciales para proporcionar a Bamako seguridad para instaurar un régimen de transición.

Pero en su solicitud de ayuda, el presidente de Malí, Dioncounda Traoré, dejó claro que «el despliegue de fuerzas de combate militar es inútil», sigue pues en la línea de los deseos expresados en varias ocasiones por la junta militar. A pesar de no querer que las tropas de África Occidental entren en el país, las autoridades malienses aseguraron que proporcionarán apoyo logístico y aéreo, así como la participación en la vigilancia de las ciudades del norte, una vez recuperadas.

abc.es