Disturbios en Egipto. Imagen de archivo.El padre Rafail dijo a Efe que esas familias se encuentran actualmente en casas de amigos y parientes en la localidad de Al Arish, 45 kilómetros al oeste de Rafah, donde el sacerdote es párroco de la iglesia de Mar Girgis (San Jorge).

"La gente tiene miedo de volver a Rafah y de enviar a sus hijos a los colegios allí", afirmó el cura, quien agregó que ayer algunas familias intentaron regresar Rafah, pero que no se sintieron seguras.

El padre Rafail explicó que las nueve familias recibieron hace dos semanas amenazas de desconocidos que les pidieron abandonar Rafah en 48 horas y el martes pasado una de sus tiendas fue disparada por parte de hombres enmascarados, sin registrarse víctimas.

"Esta mañana me he encontrado a estas familias en la iglesia. Piden a las autoridades que les ofrezcan alojamiento temporal en Al Arish o que protejan sus casas en Rafah", dijo el clérigo, que subrayó que las iglesias en el norte del Sinaí tienen recursos limitados y no pueden ayudar a los coptos desplazados.

El activista cristiano Mina Zabet, miembro de la Coalición Egipcia de las Minorías, indicó a Efe que ha hablado con integrantes de esas familias que aseguran que fueron grupos "yihadistas" los que distribuyeron los folletos.

"La situación es muy preocupantes en el Sinaí porque parece que varios grupos terroristas operan allí", apuntó Zabet, quien hizo un llamamiento al Estado egipcio para que recupere la soberanía en la zona.

Desde agosto pasado, la península es escenario de una campaña de seguridad para buscar y capturar a islamistas radicales tras la muerte a principios de ese mes de 16 policías y soldados egipcios en un atentado contra un puesto fronterizo cerca de Gaza.

Asimismo, Zabet se mostró preocupado de que el desplazamiento de los cristianos haya ocurrido en medio de una serie de juicios contra coptos acusados de insultar al islam y del aumento del ambiente islámico en el país tras la revolución.

Por otro lado, el experto en asuntos religiosos de la ONG Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales, Ibrahim Ishaq, criticó en declaraciones a Efe la actitud de las autoridades de Rafah, quienes intentaron convencer a los cristianos de que buscaran trabajo en Al Arish.

"Este comportamiento es muy erróneo porque anima a los coptos a marcharse, en vez de resolver el problema y encontrar a los autores de las amenazas", insistió Ishaq, que añadió que se han enviado refuerzos del ejército egipcio a Rafah para mantener la seguridad en la zona.

Los cristianos son el 10 % de los 80 millones de egipcios y se quejan frecuentemente de la discriminación ante la mayoría musulmana.

No es la primera vez que los coptos se ven obligados a huir de sus viviendas por amenazas.

El pasado 14 de febrero, ocho familias cristianas fueron expulsadas de un pueblo de la provincia de Alejandría por un supuesto vídeo sobre la relación amorosa entre un copto y una musulmana, que ha desatado la ira de los islamistas radicales de la localidad.

EFE