Ban Ki-moonEl secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, demandó hoy el inmediato abandono de las armas por parte del rebelde Movimiento 23 de marzo (M23) en la República Democrática del Congo (RDC).

También reclamó la retirada de las fuerzas de ese grupo de la ciudad de Goma y saludó una declaración sobre ese conflicto emitida por los presidentes de la RDC, Ruanda y Uganda, Joseph Kabila, Paul Kagame y Yoweri Museveni, respectivamente.

En un comunicado difundido por la oficina del vocero oficial de la ONU, el responsable del organismo mundial respaldó los resultados de la conferencia internacional sobre la región de los Grandes Lagos, concluida ayer en Kampala.

El mensaje insta a las partes involucradas en la crisis y a los líderes del área a dialogar en busca de soluciones a las causas fundamentales del conflicto.

Asimismo, ratificó el respaldo de la ONU a esos esfuerzos y afirmó que "la presencia de Naciones Unidas en la RDC será ajustada para responder a los cambiantes desafíos y en correspondencia con las resoluciones del Consejo de Seguridad".

El pasado lunes, ese órgano de la ONU aprobó una resolución que exigió el desmantelamiento permanente y el desarme del M23.

El texto condenó la entrada de las fuerzas de ese grupo en Goma y demandó su retirada inmediata y el cese de cualquier nuevo avance de sus efectivos.

Asimismo, consideró que la actual situación en la RDC constituye una amenaza para la paz y la seguridad en la región y pidió la restauración de la autoridad del Estado en Goma y toda la provincia de Kivu Norte.

Además rechazó la continuación del apoyo externo al M23, incluyendo el reforzamiento de sus tropas, la asesoría en materia de estrategia y el suministro de equipos.

Igualmente, advirtió sobre la posibilidad de aplicar sanciones contra la dirigencia del M23 y "aquellos que proveen respaldo externo" y violan las medidas de castigo y el embargo de armas vigente.

prensa-latina.cu