El hospital de la ciudad de Amenas en Argelia reunió a familiares de secuestrados para preguntar la suerte de ellos. Foto REUTERSLos más de 20 extranjeros que hasta ayer todavía permanecían secuestrados o desaparecidos al interior de una planta de gas en Argelia, tienen al mundo en vela por la gravedad del conflicto que se extiende en el norte de África.

Luego de que el Ejército argelino irrumpiera en el complejo de gas asaltado por milicianos islamistas y liberara a cientos de rehenes, todavía anoche era un misterio el número real de víctimas por la poca información confiable disponible.

Datos revelados por Reuters hablaban de entre 12 y 30 rehenes muertos, entre ellos más de 10 extranjeros. Por eso, el primer ministro de Noruega, Jens Stoltenberg, -ocho de cuyos compatriotas están desaparecidos- dijo ayer que los rebeldes aún controlan la planta de tratamiento de gas, mientras que las fuerzas argelinas tienen en su poder un complejo residencial cercano que albergaba a cientos de trabajadores, pero exigió claridad en la información.

Líderes de Gran Bretaña, Japón, Estados Unidos y otros países expresaron su frustración de que el asalto fuese ordenado sin consultas previas.

elcolombiano.com