Francois Hollande habla con el presidente interino de Malí Dioncounda Traore a su llegada a SevareEl presidente François Hollande ha llegado hoy a Tombuctú, donde ha sido recibido por soldados franceses y malienses que recientemente han tomado esta emblemática ciudad del norte de Malí a los grupos islamistas armados que la ocupaban, según ha constatado un periodista de la agencia AFP.

El presidente francés, acompañado del presidente maliense interino Dioncounda Traoré, visitará una mezquita histórica, el centro de conservación de preciosos manuscritos antiguos, donde algunos fueron quemados por los islamistas, y tendrá un encuentro con la gente.

En la plaza principal de Tombuctú, entre dos y tres mil personas se han concentrado para «dar las gracias» a Francia. Bailan al son de los tam-tams, que estaban prohibidos durante la ocupación de la ciudad por los islamistas.

Tombuctú, a 900 kilómetros al nordeste de Bamako, se encuentra muy vigilada: militares franceses han tomado posición cada 100 metros, los blindados patrullan las calles, así como las rancheras de los soldados malienses.

«François Hollande, nosotras, las mujeres de Tombuctú, le damos las gracias infinitamente, tenemos que decirle que se ha talado el árbol, pero queda desarraigarlo», ha declarado entre la gente Fanta Diarra Touré, de 53 años, exrecepcionista, vestida con una túnica blanca adornada con bordados y con la bandera francesa como chal.

Al presidente francés le acompañan tres ministros: Laurent Fabius (Asuntos Exteriores), Jean-Yves Le Drian (Defensa) et Pascal Canfin (Desarrollo).

Primera visita

Hollande aterrizó hoy en la ciudad maliense de Sevaré (centro-este), en su primera visita a Mali desde que las tropas francesas se unieran a la ofensiva del Ejército maliense contra los rebeldes salafíes que controlaban el norte del país.

Sevaré, a 600 kilómetros al noreste de Bamako, fue uno de los centros de mando de la ofensiva militar franco-maliense que comenzó el pasado 11 de enero y que logró doblegar a los grupos radicales armados que controlaban las provincias septentrionales de Kidal, Gao y Tobmbuctú.

«Voy a Malí para expresar a nuestros soldados todo nuestro apoyo, todo nuestro orgullo. Voy a Malí mañana para permitir que los africanos vayan lo antes posible a unirse a nosotros y para decirles que les necesitamos en esa fuerza internacional», dijo Hollande ayer durante un desplazamiento a Ermont-Eaubonne, cerca de París.

En esas declaraciones recogidas por la cadena «BFM TV», el presidente francés añadió que se desplaza también a Mali para fomentar «que haya un diálogo político que pueda permitir» que este país, «después de haber perseguido a los terroristas, pueda reencontrar la estabilidad».

abc.es