La hambruna se ensaña con los niñosAlrededor de 258.000 somalíes murieron de hambre entre octubre de 2010 y abril de 2012, señala un informe de la ONU publicado el jueves. "La hambruna y la grave inseguridad alimentaria en Somalia mataron a unas 258.000 personas entre octubre de 2010 y abril de 2012, entre ellos 133.000 niños menores de cinco años", según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Red de alerta contra la Hambruna (Fews-Net), financiada por Estados Unidos.

Según esta "primera estimación científica" del balance de la crisis alimentaria,"4,6% de la población total y el 10% de los niños menores de cinco años murieron en el sur y en el centro de Somalia".

En las regiones de Bajo Shabelle, de Mogadiscio y de Bay, las más afectadas, la crisis alimentaria mató respectivamente a 18, 17% y 13% de los niños menores de cinco años. El hambre causó "unos 30.000 muertos (...) por mes entre mayo y agosto de 2011", según este estudio.

Todas estas cifras se añaden a la mortalidad de referencia en la zona durante el periodo analizado, de 290.000 presuntos decesos, entre los que se incluye a los muertos en el conflicto somalí, recalcan los autores del estudio.

El balance es superior al de la hambruna de 1992 en el país, que presuntamente acabó con la vida de 220.000 personas en doce meses, aunque "se considera esta anterior hambruna más grave porque en ella murió un mayor porcentaje de la población", agregan.

La hambruna de 2011-2012 en Somalia afectó a unos cuatro millones de personas, o sea la mitad de la población somalí.

Fue provocada principalmente por una grave sequía en el Cuerno de África y se agravó por la catastrófica situación de la seguridad en el país, sumido en el caos y la guerra civil desde la caída del presidente Siad Barre en 1991.La reciente desbandada militar de los islamistas shebab y la elección en septiembre de nuevas autoridades despertó la esperanza de estabilizar Somalia y dotarla de un verdadero gobierno central que no tiene desde hace 22 años. 

AFP