EEUU redujo en más de tres veces la ayuda financiera que otorgaba a Egipto tras la dimisión de Hosni Mubarak en febrero del año pasado, informó hoy la jefa del Departamento de América del Norte de la cancillería egipcia, Sokhi al-Gundi, citada por la prensa local.

“Tras la revolución egipcia en 2011, Washington redujo la ayuda financiera en más de tres veces: desde 815 millones de dólares hasta 250 millones”, dijo la jefa del citado Departamento.

No obstante, añadió que el país árabe continuará recibiendo la ayuda referida siempre y cuando cumpla con una condición muy importante: “Egipto debe respetar los acuerdos de paz con Israel”.

Asimismo, señaló que la ayuda financiera de EEUU a Egipto en lo que respecta al tema militar, que asciende a 1,3 mil millones de dólares, será otorgada mientras El Cairo “continúe con las reformas democráticas y se proceda al traspaso del poder al presidente democráticamente elegido”.

 

Al-Gundi comentó que la situación de Egipto en el marco de la estrategia política de EEUU no cambiará, puesto que este país consigue y defiende sus intereses independientemente de qué gobierno se encuentre en el poder: democrático o dictador.

Washington, según al-Gundi, hasta el momento no tiene una posición oficial en referencia a Egipto ya que todavía espera cuáles serán los resultados del proceso de transición que tiene lugar actualmente en el país.

El tema de la ayuda financiera que EEUU otorga a Egipto se convirtió en las últimas semanas en la causa de un significativo enfriamiento en las relaciones bilaterales entre ambas naciones.

Washington advierte que retirará ayuda financiera a Egipto, si este país no cierra la causa penal por la financiación ilegal de las ONGs que operan en el territorio egipcio. Decenas de ciudadanos extranjeros, incluidos 19 estadounidenses, son acusados de financiar clandestinamente los disturbios en el país.

RIa Novosti