El embajador de Rusia ante la ONU, Vitali Churkin, pidió la víspera llevar a cabo una investigación exhaustiva de la muerte de civiles en Libia a causa de ataques aéreos de la OTAN, informaron hoy agencias internacionales.

“Lamentablemente, la OTAN ha adoptado una mera postura propagandística, afirmando la ausencia total de víctimas civiles en Libia, lo cual, en primer lugar, es absolutamente improbable, y en segundo, no es verdad”, declaró Churkin.

Según afirmó, la dirección de la alianza todavía no ha presentado ante el Consejo de Seguridad de la ONU ningún detalle respecto a posibles bajas mortales entre la población civil libia.

El diplomático ruso agregó que planteará esta cuestión en la reunión que la entidad internacional prevé celebrar el próximo jueves.

Además, Churkin criticó las declaraciones hechas el pasado 14 de diciembre por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en las que éste apoyó la operación de la OTAN que, según él, se realizó “en estricta conformidad” con el mandato del Consejo de Seguridad del 17 de marzo de 2011.

“Esperamos que la secretaría de la ONU sea más cautelosa en sus opiniones sobre asuntos de importancia que pertenecen a la competencia del Consejo de Seguridad”, señaló.

La coalición internacional bajo el mando de la OTAN realizó entre marzo y octubre pasado una operación militar en Libia en virtud de la resolución de la ONU que impuso una zona de exclusión aérea sobre el país norteafricano.

El levantamiento armado contra el régimen de Gadafi en Libia se prolongó casi nueve meses. Durante los enfrentamientos entre las fuerzas fieles al Gobierno y la oposición murieron miles de personas, mientras la economía de este país productor de petróleo se vio seriamente afectada.

Muamar Gadafi, que gobernó Libia durante 42 años, fue capturado y asesinado en octubre tras un ataque aéreo de la OTAN en su ciudad natal de Sirte.

RIA Novosti