Argelia se negó a extraditar a la familia del asesinado líder libio Muamar Gadafi a las nuevas autoridades de Libia, informó una fuente del gobierno argelino, citada por la prensa árabe.

Según la fuente, la postura de Argelia se debe a que ni la Corte Penal Internacional (CPI) ni la INTERPOL hizo la petición correspondiente, además, las nuevas autoridades libias hasta el momento tampoco han hecho la solicitud oficial para la extradición de los familiares de Gadafi hacia Trípoli.

Hace unos días Libia exigió a países árabes vecinos que extraditen a Trípoli a todos los miembros de Gadafi que se encuentran hasta la actualidad en sus territorios. En el caso de no cooperar con Trípoli en lo que respecta a los Gadafi, las autoridades libias advirtieron que reconsiderarán el desarrollo ulterior de las relaciones bilaterales con dichos países.

Desde otoño del año pasado la viuda de Gadafi, Sofía, su hija Aisha y tres de sus hijos, Mohamed, Hannibal y Aisha, se encuentran en Argelia que los acogió por razones humanitarias.

Durante nueves meses que duró la rebelión en Libia murieron miles de personas como consecuencia de los enfrentamientos entre los detractores y seguidores de Gadafi y la economía petrolera del país fue seriamente afectada.

Muammar Gadafi, que estuvo en el poder 42 años, fue asesinado probablemente por seguidores del Comité Nacional de Transición (CNT) en las inmediaciones de Sirte, su ciudad natal.

Junto con el ex dirigente libio fueron asesinados su hijo Muatasem y el ex ministro de Defensa. Según algunas fuentes y videos difundidos por la prensa, Gadafi y Muatasem fueron sometidos a tortura antes de ser ajusticiados, aunque las nuevas autoridades lo niegan.

RIA Novosti