Soldados del Ejército de Sudán patrullando www.fuerzasmilitares.org (23DIC2013).- El Ejército de Sudán del Sur se dispone a recuperar dos destacadas ciudades que habían caído en manos de rebeldes y ha movilizado a sus efectivos para la ofensiva, tal como informó a Efe el portavoz militar, Philip Aguer.

Las tropas gubernamentales se preparan para retomar el control de Bor, capital del estado de Jonglei, y Bentiu, capital del estado de Unidad, fronterizo con Sudán y rico en petróleo, agregó Aguer.

El portavoz consideró que el Ejército sursudanés está "a punto" de recuperar Bor, controlada por los partidarios del ex vicepresidente Riak Mashar desde el pasado jueves.

Además, informó que las fuerzas gubernamentales se han desplazado con el propósito de tomar Bentiu, bajo el control de los insurgentes desde hace dos días.

El general Peter Gadet, que dirige a los insurgentes en el estado de Jonglei, aseveró en una entrevista a la agencia sursudanesa Independiente que está luchando "por la libertad de los sursudaneses".

"Si (el presidente, Salva) Kir quiere atacar a mis tropas que lo haga, pero le aseguro que se va a arrepentir", sostuvo el líder insurgente.

Además, dijo que se enfrentarán a cualquier ejército extranjero que preste ayuda a Kir, en alusión a recientes informaciones sobre el despliegue de tropas de Uganda en zonas deSudán del Sur.

Aunque Aguer aseguró que la producción de petróleo no se había visto afectada por los combates, poco después el ministro de Petróleo, Stephen Dau, admitió lo contrario.

En declaraciones difundidas por la radio de la ONU en Yuba, Dau explicó que los trabajos se han detenido parcialmente en los pozos del estado de Unidad y agregó que el Gobierno se verá obligado a cerrarlos de forma permanente si los combates persisten.

La producción actual de petróleo en el país asciende a 250.000 barriles diarios, de los cuales 170.000 se producen en el estado de Alto Nilo, limítrofe con Sudán, y los otros 80.000 barriles en la vecina Unidad.

El conflicto, que estalló el pasado 15 de diciembre y ha causado cientos de muertos, está marcado por la violencia étnica, ya que el presidente sursudanés pertenece al clan Dinka y su principal rival político, el exvicepresidente Mashar, al Lou Nuer.

El joven país afronta el mayor desafío desde su nacimiento en julio de 2011, tras independizarse de Sudán.

EFE