Los niños que huyeron de Kony hablan de un líder rodeado de un aura de espiritualidad y misticismo.

Un grupo de activistas estadounidenses se ha propuesto un reto hasta ahora inédito: capturar a un hombre acusado de crímenes de guerra gracias al impulso de las redes sociales.Los carteles de "Se Busca" que colocaban los alguaciles en los postes de los pueblos del Oeste estadounidense recobran una nueva dimensión con la campaña que ha puesto en marcha la organización estadounidense Invisible Children (Niños invisibles).

El objetivo: detener a Joseph Kony, acusado de crímenes de guerra en Uganda, y llevarlo ante la Corte Penal Internacional. El medio: la difusión de un video de 30 minutos de duración que ya ha generado más de 40 millones de visitas en YouTube.Loshashtags#stopkony y #kony2012 fueron algunos de los destacadostrending topicsen Twitter este miércoles cuando se lanzó la campaña, y un número de famosos, incluyendo a P. Diddy, Ellen de Generes o Rihanna, tuitearon enlaces al video.

Nuevas reglas del juego

Joseph Kony encabeza la lista de personas reclamadas por la Corte Penal Internacional, con sede en la ciudad holandesa de La Haya.Como presunto líder del rebelde Ejército de Liberación del Señor ugandés (LRA, por sus siglas en inglés), a Kony se le imputan atrocidades cometidas tanto en Uganda como en la República Democrática del Congo, la República Centroafricana y Sur Sudán.

Kony es uno de tantos sospechosos buscados por la CPI. Sin embargo, el caso se convirtió en pocas horas en untrending topicen internet y desbordó todas la expectativas de Invisible Children.

"No lo queremos muerto y no queremos que se tiren bombas. Lo queremos vivo y respondiendo ante la justicia"
Jason Russell, de la organización Invisible Children

Los representantes de la organización aseguran que este éxito demuestra que las reglas del juego han cambiado y que la ciudadanía ya no está dispuesta a aceptar las injusticias sin rechistar. "El cambio hacia un mundo mejor es posible", afirman rotundos.Tampoco faltan las críticas a la propia campaña y la forma de presentarla. El corresponsal de la BBC en África, Andrew Harding, recogió varios testimonios aparecidos en Twitter en los que se pone en cuestión la validez de esta iniciativa."Si como resultado de la campaña Estados Unidos acomete nuevos pasos para asegurar que Joseph Kony comparezca ante la justicia, entonces la consideraré un éxito", dice el reportero de la BBC.

"Al mismo tiempo", prosigue, "hay elementos más amplios en juego y comparto las preocupaciones argumentadas en algunos de los blogs y tuits al respecto, en particular los que hacen referencia al papel que juegan los gobiernos, líderes, instituciones e individuos africanos para asumir el control y la responsabilidad".

Una comunidad global contra un individuo

La idea de Invisible Children encaja con el momento actual de auge de las redes sociales. Narrado en clave personal por la aparición del hijo del portavoz de la ONG en el video, quien además cuenta la historia de su amigo ugandés Jacob, el documental explica quién es Joseph Kony.

A partir de ahí, alienta al público a ser activo, destacando el papel que pueden jugar las redes sociales y dibujando un mundo en el que las fronteras se difuminan y todos podemos solidarizarnos con los problemas del otro, independientemente del lugar en el que ocurran.

Joseph Kony y el Ejército de Liberación del Señor

  • El Ejército de Liberación del Señor tiene su base en el Movimiento del Espíritu Santo, un grupo de los años 80 que representaba al pueblo Acholi en el norte de Uganda.
  • El movimiento lo fundó Alice Lakwena, una exprostituta que al parecer es prima de Joseph Kony.
  • Las fuerzas del actual presidente de Uganda, Yoweri Museveni, derrotaron al movimiento de Lakwena en 1988.
  • Tras la derrota, Kony fundó su grupo rebelde. Se dice que Kony tiene por lo menos 60 mujeres.
  • Algunos de los niños que lograron huir del LRA dicen que Kony cree que recibe instrucciones del Espíritu Santo y a menudo predica en distintas lenguas.
  • El Ejército de Liberación el Señor está en las listas estadounidenses de organizaciones terroristas y actualmente es activo en los países vecinos de Uganda.
  • El grupo destaca por el secuestro de niños, forzando a los chicos a convertirse en combatientes y utilizando a las chicas como esclavas sexuales.
  • Kony rehusó firmar un acuerdo de paz con el gobierno de Uganda en 2008 cuando éste no pudo garantizarle la retirada de las órdenes de arresto de la CPI.

La primera victoria de Invisible Children fue lograr el compromiso del presidente estadounidense Barack Obama con su causa meses atrás.

Tras la presión de los activistas ante las distintas instancias políticas del país, con especial énfasis en los senadores republicanos y demócratas, Obama anunció el pasado octubre el envío a Uganda de 100 soldados de las fuerzas especiales para ayudar en la búsqueda de Kony.

Ahora, los miembros de Invisible Children quieren involucrar a la ciudadanía de todo el mundo a través de internet y llaman a sus seguidores a no bajar el ritmo para que el interés de la Casa Blanca tampoco desaparezca.

No todo son alabanzas

Los críticos, sin embargo, cuestionan los métodos de Invisible Children. Se acusa a la organización de gastar la mayor parte del dinero que recauda en salarios, gastos de viaje y producción de películas. Varios blogueros señalaron además que el ente supervisor del trabajo de las ONGs, Charity Navigator, le dio a la organización sólo dos de las cuatro estrellas posibles por rendición de cuentas financieras.

Asimismo, circuló en internet un artículo de la revista Foreign Affairs en el que se acusa a Invisible Children y otras organizaciones de "haber manipulado los hechos con propósitos estratégicos".Jedediah Jenkins, de Invisible Children, le dijo al Washington Post que las críticas hacia el grupo eran "miopes".

Desde el sitio de internet, Invisible Children respondió a las críticas punto por punto, aportando datos económicos con un detallado desglose de dónde invierte el dinero.Algunos analistas consideran que el video de Invisible Children muestra, una vez más, el carácter paternalista de Occidente y que simplifica una situación mucho más compleja que la que se ve en la pantalla.

Por su parte, los miembros de la ONG reconocen que es difícil resumir en 30 minutos un conflicto de 26 años y remiten a la gente a visitar su página de internet para que conozca más a fondo el trabajo de la organización.

Concluyen subrayando cuál es su objetivo principal, llevar a Kony ante la CPI: "No lo queremos muerto y no queremos que se tiren bombas. Lo queremos vivo y respondiendo ante la justicia".

BBC Mundo