Los niños deben ser protegidoswww.fuerzasmilitares.org (23JUN2014).- Una asociación para los derechos de la infancia ha denunciado a un académico egipcio que defendió en una columna de opinión de un periódico el asesinato de los niños sin hogar, según informaron a Efe fuentes de la organización.

El presidente de la Fundación Egipcia para la Promoción de las Condiciones de la Infancia (FEPCI), Hani Hilal, señaló que su asociación presentó una denuncia contra el escritor Nasar Abdala y se prepara para hacer lo mismo con el diario independiente Al Masry Al Yum por haber difundido el polémico artículo.

Hilal agregó que el escrito de Abdala forma parte de "una serie de ataques, sobre todo de parte de algunos medios de comunicación, contra los logros que consiguió la infancia egipcia en los últimos años".

Abdala publicó el pasado viernes una columna de opinión titulada "Los niños de calle: la solución brasileña", en la que elogiaba el asesinato de los niños sin hogar y señalaba que Brasil "se había desarrollado" al haber adoptado esa práctica.

En la década de 1990, miles de menores brasileños fueron víctimas de los narcotraficantes y grupos de exterminio, integrados, en la mayoría de los casos, por policías y supuestamente financiados por comerciantes.

"Esa es la lección que tiene que saber cualquiera que intente aprender algo de la experiencia brasileña", decía el texto.

El artículo fue publicado en papel y luego retirado de la página web de periódico después de las primeras críticas.

Hilal explicó que la denuncia contra este periodista "no pretende acosar a la libertad de expresión, sino luchar contra los llamamientos a la violencia y a la violación de los derechos básicos de la infancia".

Además, lamentó que las autoridades tratan a estos niños como "criminales y no como víctimas del fracaso de las políticas sociales del gobierno".

Por otra parte, pidió que el Estado realice un censo a nivel nacional para conocer el número de menores que viven en las calles y prepare una estrategia nacional para volver a integrarles en sus familias y acoger a los que no tienen parientes.

elespectador.com