Los ecosistemas africanos están muy afectados por el cambio climáticowww.fuerzasmilitares.org (20OCT2014).- Todo hace pensar que África tendrá una representación mínima en las próximas negociaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre cambio climático: la COP 20, que se celebrará en diciembre en Lima, y la crucial COP 21, un año después en París. 

La Comisión de Bosques de África Central (Comifac) tendrá una reunión preparatoria este mes con expertos y delegados de sus 10 países miembros, indicó Martin Tadoum, subsecretario general de la organización, “pero el grupo solo podrá enviar una o dos representantes a las reuniones de la COP” (Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático), añadió."La mayoría de nuestros problemas son de carácter financiero. Por ejemplo, en las negociaciones Camerún está sentado junto a Canadá, que viene con una delegación de un centenar de personas, mientras que solo habrá dos representantes cameruneses, y ese es el caso de los demás países africanos”: Tomothé Kagombet. 

Mientras tanto, la Red Panafricana de Parlamentarios sobre el Cambio Climático (PAPNCC) tiene la esperanza de educar a los legisladores y ciudadanos africanos sobre el problema para que tomen decisiones informadas.

“Los parlamentarios africanos ejerce un papel importante al influir en las decisiones del gobierno sobre el cambio climático y defender los reclamos de los diversos grupos del continente”, aseguró Awudu Mbaya, legislador camerunés y presidente de la PAPNCC, a IPS.

La PAPNCC, con sede en Camerún, opera en 38 países africanos. Además de colaborar con los gobiernos, también trabaja con grupos de jóvenes y de la sociedad civil en aras de los objetivos climáticos.

Modelos innovadores de colaboración entre el Estado, la sociedad civil, centros de investigación y el mundo académico también podrían fortalecer la posición de los gobiernos y la capacidad de los negociadores.

La Comisión Económica de las Naciones Unidas para África observó que las negociaciones entre las partes se realizan cada vez más fuera de los espacios formales, por eso África debe estar preparada para participar en las distintas plataformas para no quedar excluida.

La sociedad civil elabora varias estrategias de campaña para la COP 20 y la COP 21. La Alianza Panafricana de Justicia Climática (PACJA), una coalición diversa de más de 500 organizaciones y redes,  utiliza las plataformas nacionales y coordinadores locales para planificar una semana de actividades en noviembre.

“La Semana de Acción de PAJCA es una iniciativa anual en toda África destinada a estimular las acciones y reforzar los esfuerzos para ejercer el poder de la acción colectiva antes de las COP. Habrá actividades como piquetes, manifestaciones, marchas y otras formas de acción en escuelas, comunidades, lugares de trabajo y espacios públicos”, explicó Robert Muthami Kithuku, representante de la organización, en la sede de la misma en Kenia.

La Iniciativa de la Juventud Africana sobre el Cambio Climático y la Alianza de la Juventud Africana también planean estrategias similares para brindar una plataforma de participación a los jóvenes en las discusiones sobre el clima y la agenda de desarrollo post-2015.

“Tenemos la intención de enviar cartas a los negociadores, circular declaraciones, utilizar las redes sociales, los medios electrónicos e impresos y realizar foros públicos. También estamos adoptando lemas para mejorar la campaña”, dijo Kithuku.

La vulnerabilidad de África ante el cambio climático generó una oleada de colaboración Sur-Sur en el continente. El capítulo de la PAPNCC en Camerún se asoció a PACJA para abogar por un mayor compromiso con el tema mediante la plantación de árboles en cuatro localidades camerunesas.

También dialoga con legisladores de la región sobre la forma de incorporar el cambio climático a la legislación local.

En junio, los alcaldes de África central se reunieron en Camerún para planificar su participación en la COP 21 en París.

Bajo la bandera de la Asociación Internacional de Alcaldes Francófonos de África Central sobre las Ciudades y el Cambio Climático, las autoridades buscan maneras de adaptar sus ciudades a las consecuencias del cambio climático y fomentar el desarrollo mediante la mitigación de las emisiones de dióxido de carbono.

El Grupo Africano de Negociadores reconoció en un taller en mayo que las negociaciones ofrecen oportunidades a África para fortalecer su capacidad de adaptación y de avanzar hacia el desarrollo económico bajo en carbono. A pesar de la escasez de recursos financieros, el continente tiene una ventaja comparativa en términos de recursos naturales como los bosques, la energía hidroeléctrica y solar.

En aquella reunión,  el ministro de Ambiente y Bosques de Etiopía, Belete Tafere, instó a los negociadores a ser ambiciosos para presionar a los mayores emisores de gases de invernadero a asumir compromisos vinculantes para reducir sus emisiones.

También les aconsejó que prioricen la mitigación como una estrategia para demostrar la contribución del continente a una solución mundial.

Pero los obstáculos persisten. África tiene menos recursos financieros para enviar delegados a las COP, junto con un nivel de conocimientos relativamente bajo para entender los problemas técnicos en las negociaciones.

“África es solo uno más de los representantes en las negociaciones y tiene muy poca capacidad para influir en las decisiones que se tomen”, sostuvo Tomothé Kagombet, uno de los principales negociadores de Camerún.

“La mayoría de nuestros problemas son de carácter financiero. Por ejemplo, en las negociaciones Camerún está sentado junto a Canadá, que viene con una delegación de un centenar de personas, mientras que solo habrá dos representantes cameruneses, y ese es el caso de los demás países africanos”, aseguró.

Los países industrializados pueden rotar sus delegados y expertos, mientras que los africanos, por su escaso número, deben permanecer en la mesa de negociaciones durante largos períodos sin tomar un descanso, subrayó.

Como una estrategia para mejorar la capacidad de los delegados, Comifac contrató consultores para capacitar a los representantes de sus 10 países miembros sobre las diversas cuestiones técnicas de las negociaciones.

“Para reducir el problema del número, la estrategia es que un país sea designado para representar al grupo en uno de los temas en negociación. Por ejemplo, Chad podría seguir los debates sobre la adaptación, Camerún sobre la mitigación, República Democrática del Congo en materia de financiación”, explicó Tadoum.

“La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático patrocina a uno o dos representantes del Sur en desarrollo, pero el conjunto de África podría no superar la cantidad de delegados de un solo país desarrollado”, destacó Kagombet, el negociador de Camerún.

tendencias21.net