Iniciativa que persigue el desarrollo de empresas en Áfricawww.fuerzasmilitares.org (30OCT2014).- Fomentar el desarrollo económico y social a través de la innovación, creando startup tecnológicas adaptadas a cada país africano. Esta es la visión del Ampion Venture Bus, que entre el 11 de octubre y 22 de noviembre embarcará a 200 emprendedores de todo el mundo —la mitad africanos— en diversos maratones de cinco días a través del continente. El reto: crear hasta 50 empresas de base digital que respondan a las necesidades locales en los ámbitos de la salud, la energía y la educación, y presentarlas ante un jurado de expertos. Los mejores equipos expondrán sus proyectos en conferencias de emprendedores en África y accederán a 10 becas de un año de duración para ponerlos en marcha.

"África rebosa creatividad y talento; sus mercados crecen a un ritmo acelerado y están llenos de potencial", destaca desde Berlín Fabian-Carlos Guhl (32), fundador y director de la ONG de y para emprendedores Ampion, e impulsor del proyecto piloto que el año pasado cubrió los 2.500 kilómetros entre Harare (Zimbabue) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica) con apoyos como el del fundador de Virgin,Richard Branson.

Los autobuses realizarán cuatro rutas diferentes a través de 16 países, y reunirán a diversas generaciones de programadores informáticos, diseñadores, personas de negocios y especialistas en campos como la sanidad. Emprendedores de mercados emergentes idearán ‘startup junto con ejecutivos veteranos de Silicon Valley o de Berlín, que actuarán de mentores e incluso de business angels (padrinos). Los jóvenes talentos regresarán a casa con "una fuerte red de contactos, socios potenciales, y nuevas ideas y habilidades". "Cuando crean compañías y transmiten lo que han aprendido, se convierten en agentes del cambio en sus comunidadeS", resume el responsable de la ONG, con sedes en Berlín (Alemania) y Harare (Zimbabue).

Algunos participantes desarrollarán con éxito las startup que idearon durante el viaje, y los mejores contarán con un año de ayuda financiera, oficinas, mentores e incubación. La pasada edición alumbró la aplicación Bribed, para combatir la corrupción informando en tiempo real sobre el precio de los sobornos; Workforce, para conectar la oferta y la demanda de jornaleros, y Sterio.me, un sistema de educación a distancia a través de SMS —las dos últimas estuvieron entre las 10 finalistas de la Africa Business Conference de Harvard 2014—. Otros dos busprendedores de Zimbabue utilizaron el ordenador de placa reducida de bajo coste que recibieron al final del periplo para crear el prototipo de Saisai Wireless, una red de Wifi gratuito en transportes públicos que un tercer socio, Takunda Chingonzo (21), ha llegado a exponer este agosto ante el presidente Barack Obama, coincidiendo con laCumbre EE.UU.-África en Washington.

terio.me ha iniciado su proyecto piloto en Lesotho y las tres principales compañías de telecomunicaciones de Sudáfrica ya han mostrado su interés en lanzar esta plataforma gratuita que se sirve de un móvil sin Internet para facilitar los deberes escolares en zonas rurales. Los estudiantes mandan un código por SMS y reciben una llamada con un audio que repasa la lección del día y les formula diversas preguntas. Los profesores también pueden seguir con este método tan sencillo el progreso de sus alumnos. "Estamos en contacto con embajadores de toda África. El interés has sido increíble, hasta el punto de que soy yo el que dice que hay que frenar un poco", explica desde Ciudad del Cabo Dean Rotherham (31), uno de los tres cofundadores.

El viaje insufló ánimos renovados a su vocación emprendedora y lo conectó con compañeros internacionales que comparten su misma pasión. "A veces piensas que no vale la pena tanta dedicación, pero en el autobús te das cuenta de que hay otras personas que también invierten 18 horas al día para lograr algo parecido; no es totalmente demencial".

Las motivaciones para montarse en el autobús son diversas. Los participantes jóvenes adquieren conocimientos, contactos e incluso financiación de los más experimentados. Los más veteranos buscan proyectos en los que invertir o equipos para ejecutar sus ideas. Otros quieren explorar mercados emergentes, formar parte de la efervescencia económica y digital africana o ayudar a los nuevos talentos. Un empresario indio del sector de los móviles participó en 2013 para tantear nuevos mercados, y un director de producto de Google en Palo Alto (EE.UU.) quiere emprender el viaje este año para volver a programar y compartir con los más jóvenes los avances meteóricos en su campo.

Sea como sea, "no se trata de ir a África para intentar salvarla porque esto ya se ha hecho durante muchos años", puntualiza el sudafricano Rotherham, para quien el mundo de los negocios es un aspecto "totalmente diferente a la tópica imagen de los refugiados que yacen sin agua ni comida". A su juicio, las oportunidades infinitas que ofrecen los mercados africanos no pasan por llegar desde el exterior para arreglar sus problemas, sino justo al revés. "Se trata de venir y ver lo que el resto del mundo puede aprender de nosotros en algunos aspectos".

Para Rotherham, por ejemplo, no hay nada que impida a Sterio.me convertirse en una "Wikipedia de archivos de audio" y llegar a públicos de países como los europeos. "Escuchar contenidos es una muy buena opción a medida que las personas tienen cada vez menos tiempo para leer".

Nigeria, Kenia y Sudáfrica encabezan la revolución de las startup tecnológicas en el continente, que en los últimos tres años ha visto crear más de 100 aceleradoras. "Hay panoramas vibrantes en todo el continente", desde Senegal y Liberia hasta Madagascar y Ruanda, cuyo Gobierno ha sellado una alianza con Ampion a través de Twitter y permite crear empresas via Internet y en sólo ocho horas, destaca Guhl. Una muestra de este auge es AfriLabs, la primera red de centros tecnológicos de África con 30 espacios de innovación, incubadoras y aceleradoras en el ámbito de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) que pone a disposición de los becados por la ONG.

a colaboración entre los diversos agentes del paisaje tecnológico y emprendedor es "absolutamente crítica para que surjan startup de éxito", remarca desde Chicago (EE.UU.) la directora de AfriLabs, Tayo Akinyemi, que cita a los gobiernos y legisladores, sector privado, centros de innovación y universidades como actores principales. Los propios autobuses son una "iniciativa en movimiento que conecta los diferentes centros de innovación" con un evento diario abierto a inversores, expertos locales y a un público general que puede alcanzar un total de 5.000 personas, estima Guhl.

Las oportunidades son grandes, pero los retos también, empezando por la carencia de políticas favorables y de infraestructuras básicas tales como electricidad e Internet. Uno de los principales empeños de Ampion y de AfriLabs es fomentar un ecosistema emprendedor, lo que en entornos maduros incluye a individuos que vendieron compañías de éxito para convertirse en mentores y business angels. En cuanto a la financiación, "los emprendedores dicen que no la encuentran, y los inversores, que no dan con startup en las que sea viable invertir", resume Akinyemi. Otra clave es dar formación empresarial a jóvenes que pueden ser programadores brillantes, pero que desconocen el mundo de los negocios.

Rotherham apunta como dificultad añadida la adopción de nuevas tecnologías. "Los mercados africanos son muy interesantes, en el sentido de que la mayoría de personas no utilizan necesariamente la tecnología, aunque esté disponible", o sea que las innovaciones deben ser fáciles de utilizar. "Nos puede parecer obvio buscar información en Google, pero en África, si quieres saber algo, se lo debes preguntar a tu padre o a tu abuelo. Salvar esta distancia es uno de nuestros retos".

a convocatoria del Ampion Venture Bus sigue abierta para sus cuatro rutas a través de África oriental (Tanzania, Kenya, Uganda, Ruanda); occidental (Nigeria, Benín, Togo, Ghana, Costa de Marfil); del sur (Zimbabue, Botswana, Namibia, Sudáfrica), y del norte (Marruecos, Argelia, Túnez). No hay limitaciones de edad —la edición pasada acogió miembros de 17 a 43 años— y los organizadores aspiran a un 50% de mujeres.

"Buscamos a personas que quieran marcar una diferencia, y que lo hayan expresado con alguna actividad emprendedora en el pasado" sea una compañía o un proyecto, ha detallado Guhl, un emprendedor que empezó organizando formatos similares en Europa en 2011 y ha fundado Ampion este año para apoyar a las startup más destacadas de cada autobús.

Son jóvenes, talentosos y no temen el riesgo. Organizadores y participantes creen en la responsabilidad social y en el poder de la iniciativa emprendedora para transformar —empresa a empresa y servicio a servicio— el paisaje económico y social de un continente. Juntos han emprendido su viaje al futuro; si se cumplen sus expectativas, sus países les seguirán.

elpais.com