La transición hacia la economía “verde” en las próximas dos décadas podría crear entre 15 y 60 millones de empleos nuevos, según un informe elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

“El actual modelo de desarrollo ha demostrado ser ineficiente e inestable, no sólo para el medio ambiente sino que para las economías y las sociedades”, declaró el jefe de la Organización Internacional del Trabajo, Juan Somavía, citado por el PNUMA.

Somavía destacó también la necesidad de “introducir de manera urgente el modelo de desarrollo sostenible y promover una política concordada que se centre en las personas y en el planeta”.

La transición hacia una economía “verde” afectará a al menos 1.500 millones de personas, indicaron expertos al señalar que el mayor impacto se producirá en silvicultura, agricultura, pesca, energía, transporte y reciclaje de residuos.

En este contexto, los autores del informe afirmaron que la “ecologización” de la economía ya ha creado un importante número de empleos. Así, el sector de energía renovable ha empleado a 5 millones de personas para 2010, más del doble que en 2006.

En Estados Unidos alrededor de tres millones de personas trabajan en el sector de productos y servicios ambientales, y en España, más de medio millón. En la Unión Europea 14,6 millones de personas trabajan en la protección de la biodiversidad y la rehabilitación del medio ambiente.

Expertos estiman el crecimiento neto de empleos entre el 0,5% y el 2%, asimismo admiten que en las economías emergentes el crecimiento neto sea superior que en los países industrializados ya que pueden pasar directamente a tecnologías “verdes” en vez de sustituir las tecnologías obsoletas de uso intensivo de recursos.

Mientras tanto, el uso excesivo de los recursos naturales, en particular en la pesca y la economía forestal, ya ha causado pérdidas de empleos, ante todo en los países en desarrollo.

Especialistas destacaron la necesidad de que la promoción de empleos “verdes” para el uso más sostenible de recursos se realice a nivel de empresa, ante todo la pequeña y la mediana, se elaboren programas de protección social, recapacitación y nuevas normas de protección al trabajador.

La “ecologización” de la economía podría crear nuevos empleos de una calidad superior y reducir la pobreza, concluyó Somavía.

RIA Novosti