Imprimir
Categoría: África
El presidente de Gabón, Ali Bongo, habla en una sesión de la Unión Africana (UA) en Addis Ababa capital de Etiopía, 29 de enero de 2018.
El presidente de Gabón, Ali Bongo, habla en una sesión de la Unión Africana (UA) en Addis Ababa capital de Etiopía, 29 de enero de 2018.

www.fuerzasmilitares.org (02NOV2018).- En medio de la polémica por el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, ahora el presidente de Gabón, Ali Bongo, ha desaparecido en Arabia Saudí.

El diario Al-Quds Al-Arabi anunció el miércoles que el presidente de Gabón que había viajado el 24 de octubre a Arabia Saudí para participar en el foro económico Davos del desierto, ni ha participado en el evento ni ha regresado a su país.

El portavoz de la Presidencia del país africano, Ike Ngouoni, indicó el domingo que Bongo había ingresado en un hospital en el reino árabe por “fatiga severa”.

A este respecto, la televisión estatal de Gabón ha comunicado que los médicos han dicho que es mejor que el presidente se quede hospitalizado, y que posteriormente viajará a París (capital francesa) el próximo 11 de noviembre, como tenía previsto en su agenda.

Por otro lado, la televisión Vision 4 de Camerún anunció el sábado que el presidente de Gabón ha muerto. Sin embargo, a la fuente se le ha prohibido transmitir durante seis meses en Gabón por esta noticia.

Eso se produce en momentos en que Arabia Saudí y su príncipe heredero, Muhamad bin Salman, se encuentran en una situación polémica por el asesinato el pasado octubre del columnista saudí del diario estadounidense The Washington Posten el consulado saudí en Estambul (Turquía).

Según los investigadores turcos, agentes llegados de Riad y vinculados al príncipe heredero saudí mataron a Khashoggi, quien no es el primer opositor a la política de los Al Saud brutalmente asesinado. El régimen saudí tiene tras de sí un largo historial de silenciamiento de disidentes, reporteros y activistas.

Los grupos pro derechos humanos esperan que el caso Khashoggi sea la gota que colme el vaso de la paciencia del mundo ante la impunidad de Bin Salman, que si en un principio se hizo célebre por sus reformas ahora se ha ganado fama de criminal, debido a su importante papel en la agresión saudí a Yemen (2015), en la gigantesca purga de príncipes del reino de 2017 y en el “secuestro” el mismo año del premier libanés, Saad Hariri.

 

(Hispantv.com)