El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó hoy al presidente electo egipcio Mohamed Morsi y le prometió que Estados Unidos seguirá apoyando la transición en el país árabe.

Al expresar sus felicitaciones a Morsi, quien como candidato de la Hermandad Musulmana de Egipto fue declarado hoy el ganador de la segunda vuelta presidencial, Obama destacó que "Estados Unidos seguirá apoyando la transición de Egipto hacia la democracia y apoyará al pueblo egipcio mientras cumple la promesa de su revolución".

Obama "enfatizó su interés de trabajar junto con el presidente electo Morsi, con base en el respeto mutuo, para avanzar en los múltiples intereses compartidos entre Egipto y Estados Unidos", dijo la Casa Blanca y señaló que ambos afirmaron su compromiso con avanzar la relación Estados Unidos-Egipto.

Como el primer presidente electo sin antecedentes militares en Egipto, Morsi tiene grandes retos por delante ya que asumirá el cargo sin una nueva constitución y sin parlamento, mientras que el gobernante Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, a pesar de su promesa de entregar el poder al nuevo presidente para finales de junio, ha buscado consolidar su poder y limitar el poder del presidente.

En su conversación separada con Ahmed Shafiq, el rival de Morsi en la elección presidencial y ex primer ministro egipcio, Obama alentó al general a seguir desempeñando un papel en la política egipcia al apoyar el proceso de transición y trabajar para unir al pueblo egipcio.

Washington mantenía una relación cercana con Egipto cuando Hosni Mubarak era presidente. La administración Obama ha estado preocupada por la perspectiva de sus relaciones con el país árabe más poblado desde que Mubarak fue derrocado el año pasado por las protestas contra el gobierno.

Egipto es el otro país, además de Jordania, en haber firmado un acuerdo de paz con Israel, el aliado clave de Estados Unidos en la región de Medio Oriente.

Xinhua