Northrop GrummanLa empresa aeronáutica estadounidense Northrop Grumman comenzó a probar su nuevo dirigible híbrido LEMV desarrollado para el Ejército de EEUU y destinado para misiones de inteligencia.

Según Aviation Week, la primera prueba, para comprobar la capacidad de despegue y aterrizaje, se llevó a cabo con éxito el pasado 7 de agosto y duró 90 minutos.

La nave, de 91,5 metros de longitud y con una capacidad de carga de 1,1 toneladas, se caracteriza por combinar un casco firme similar al de un avión con las formas voluminosas de un zeppelín.

Tras despegar como un avión y alcanzar la altura prevista, el LEMV se “portará” como un dirigible y sus motores se utilizarán para desplazamientos horizontales y para la producción de energía que alimente los sistemas de a bordo.

La nave no necesita pistas de aterrizaje para despegar y tomar tierra y es capaz de permanecer durante 21 días a más de 6.000 metros de altura.

El contrato entre el Pentágono y la empresa fabricante del LEMV fue suscrito por 517 millones de dólares en julio de 2010. Según estaba previsto inicialmente, el primer vuelo de prueba se realizaría un año después y otros 18 meses más tarde la nave se ensayaría por las tropas estadounidenses en Afganistán.

RIA Novosti