Rafael CorreaEl presidente de Ecuador, Rafael Correa, instó el martes a Reino Unido a "retractarse" de la "amenaza" de que podría ingresar a la embajada de su país en Londres para detener al fundador de Wikileaks, Julian Assange, en aras de superar el conflicto desatado entre ambas naciones.

"No esperamos disculpas, ni siquiera pedimos eso, pero al menos sí que se retracten y que cese de esa amenaza de invadir y violar nuestra sede diplomática", afirmó Correa en un encuentro con la prensa en la ciudad costera de Guayaquil.

Comentó que "sorprendió la amenaza tan grosera, desconsiderada e inaceptable" del gobierno británico ya que siempre se ha mantenido el diálogo bilateral en torno al caso de Julian Assange, a quien el país sudamericano le otorgó asilo diplomático.

Ecuador asegura que recibió una "amenaza explícita y por escrito" de Reino Unido en la que advierte la posibilidad de irrumpir en su embajada en Londres amparado en una legislación interna para arrestar a Assange.

El australiano se refugió en esa legación diplomática desde el 19 de junio pasado para evitar ser extraditado a Suecia donde la justicia lo reclama por acusaciones de delitos sexuales, que él niega.

Reino Unido rechazó el asilo y se negó a entregarle un salvoconducto para que pueda viajar a Quito, pues insiste en que no cejará en su obligación de extraditarlo a Suecia, lo cual ha aumentado la tensión con Quito.

Correa, quien en repetidas ocasiones ha rechazado la postura británica, calificó como un "desliz" e "impertinencia" la amenaza de Reino Unido de ingresar por la fuerza a la embajada ecuatoriana en Londres.

"Ecuador tomó una decisión soberana y esperaríamos que Reino Unido otorgue el salvoconducto" a Assange, subrayó el mandatario tras señalar que los diálogos con Reino Unido no se han roto.

Planteó que para solucionar el conflicto se requiere que Reino Unido entregue el salvoconducto o que otorgue las garantías para que el fundador de Wikileaks no sea extraditado a un tercer país.

Sin embargo, afirmó que ante la falta de una respuesta positiva a esas posibilidades, Ecuador se encuentra analizando "todas las instancias jurídicas para plantear una estrategia a seguir".

Mientras tanto, destacó que Assange podrá permanecer indefinidamente en la embajada de Quito en Londres puesto que "el Estado ecuatoriano lo protege".

"Si el Reino Unido se distancia de Ecuador por haberle otorgado el asilo al señor Julián Assange, nos apenará muchísimo. Apreciamos mucho al Reino Unido y sobre todo al pueblo del Reino Unido, pero Ecuador no claudicará su soberanía ante nadie y ante nada", subrayó.

Recordó que cuando se otorga asilo diplomático a quien lo solicita, es obligación de ese Estado otorgar el salvoconducto respectivo, de acuerdo a la Convención de Caracas.

Ecuador cree que es factible la extradición de Assange a un tercer país como Estados Unidos "sin las debidas garantías para su seguridad e integridad personal".

El australiano enfureció en 2010 a Estados Unidos por la difusión de miles de cables diplomáticos secretos en su sitio Wikileaks, por lo que teme ser juzgado por espionaje o condenado a pena de muerte.

Xinhua