Assange está refugiado en la embajada de Ecuador en Londres para evitar su extradición a Suecia.En abierto respaldo a Ecuador, la Organización de Estados Americanos, OEA, aprobó hoy una resolución en la que defiende la inviolabilidad de las sedes diplomáticas luego que el Reino Unido amenazara con ingresar a la embajada de Quito en Londres para arrestar al australiano Julian Assange.

La Resolución fue aprobado por consenso tras una reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores que se llevó a cabo en la sede de la OEA en Washington y que se extendió por más de cinco horas.

Los países "resuelven rechazar cualquier intento que ponga en riesgo la inviolabilidad de los locales de las misiones diplomáticas y reiterar la obligación que tienen todos los Estados de no invocar normas de derecho interno para justificar el incumplimiento de sus obligaciones internacionales", dice el texto aprobado por los Cancilleres y en el que se pide a ambos países resolver sus diferencias por vías diplomáticas.

A la cita acudieron 12 cancilleres o ministros de Relaciones Exteriores de los 34 países miembros,  

Entre ellos la colombiana María Ángela Holguín, el ecuatoriano Ricardo Patiño, y el venezolano Nicolás Maduro.

La reunión de Consulta de Cancilleres fue convocada el pasado viernes luego que Ecuador revelará una carta en la que el Reino Unido amenazaba con  ingresar a su sede diplomática para capturar a Assange, que está pedido en extradición por el gobierno de Suecia, donde se le acusa de acoso y asalto sexual.

"La actitud del Reino Unido fue una amenaza grosera. Es un atentado contra nuestra soberanía...Una  muestra de prepotencia. Ningún país puede tratar a otro como una colonia. Esos tiempos pasaron ya", dijo durante el debate el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño tras insistir en el derecho que tienen los países de otorgar el asilo político cuando lo consideren pertinente.

Assange ingresó a esta embajada el pasado 19 de junio alegando ser un perseguido de Estados Unidos   y otros países que lo cuestionan por haber filtrado documentos privados.

Quito, tras varias semanas deliberaciones, le concedió el asilo político, una figura que solo existe en el Sistema Interamericano y que Reino Unido dice no reconocer.

Además, por el momento se niega a ofrecer un salvo conducto para que Assange puede viajar a territorio ecuatoriano bajo el argumento de que sus normas internas lo obligan a conceder la extradición que pide Estocolmo.

Según Patiño, el gobierno de Londres le hizo llegar una nueva misiva este jueves en la noche en la que expresan su pleno respeto a la inviolabilidad de sedes diplomáticas.

Aún así, según el Canciller, la carta es insuficiente pues no anula la comunicación anterior ni pide disculpas por el incidente.

La mayoría de países, entre ellos Colombia, dejó claro a su vez que tanto el derecho a conceder un asilo -que en este caso compete a Ecuador- como el el otorgamiento de un salvo conducto -potestad de Gran Bretaña- son temas que deben ser tratados entre los dos países en el marco de sus relaciones bilaterales.

Por su parte, la canciller Holguín expresó su solidaridad con el gobierno de Ecuador y el compromiso de Colombia con la inviolabilidad de sedes diplomáticas y la figura del asilo frente a delitos ¨estríctamente políticos¨.

Durante el evento se le concedió la palabra a los delegados del Reino Unido y Suecia.

De acuerdo con Philip Barton, enviado de Londres, su país nunca amenazó a Ecuador y dijo ser muy respetuoso de las Convenciones de Viena sobre relaciones diplomáticas.

Aún así, sostuvo Barton, las Convenciones también incluyen obligaciones para los países huésped, como no violar las leyes de sus anfitriones.

A su juicio, Assange es un ¨fugitivo de la justicia¨ al que se le concedieron todas las garantías judiciales en el Reino Unido y que si buscó refugió fue para escapar de sus responsabilidades. Dijo, también, que la extradición a Suecia es una obligación que tiene su país dados los convenios de la Unión Europea y que no está obligado a conceder salvo conducto ni reconocer el asilo pues no hace parte del sistema interamericano.

Karin Hugland, la representante de Estocolmo desmintió el rumor de que su país pensaba extraditar a Assange a Estados Unidos una vez Londres se lo entregara.   
Si bien Washington y Ottawa expresaron su reserva con el texto de la resolución, terminaron no oponiéndose al consenso.

eltiempo.com