Altos mandos del ParaguayLas fuerzas armadas paraguayas, con apoyo del gobierno de Federico Franco, pidieron al Congreso que apruebe la asignación de 560 millones de dólares para rearmarse, en medio de alegatos de un eventual conflicto con países vecinos.

La solicitud al Parlamento, conocida este jueves, señaló como objetivos principales la adquisición de 10 aviones, además de radares, cohetes antitanques, lanchas, fusiles y vehículos, según el comandante de las Fuerzas Militares, general Benicio Melgarejo.

La prensa local apuntó que se pretende acudir a la figura de un préstamo y el monto solicitado constituye el doble del presupuesto asignado al ministerio de Defensa para todo este año, reseñó Prensa Latina.

Para reunir esos fondos se propuso al Congreso un endeudamiento público y usar parte de los recursos obtenidos por Paraguay con el pago brasileño de la energía utilizada procedente de la hidroeléctrica binacional de Itaipú.

Melgarejo admitió que, desde hace algún tiempo, tienen ofrecimiento de venta de aviones caza por parte de España e Israel, estos últimos con un costo aproximado de 70 millones de dólares, aunque también hay propuestas de la República Checa.

El elemento más sorprendente es el de la hipótesis de un conflicto armado con naciones del área, apoyada no sólo por jefes castrenses sino por ministros del gobierno y legisladores de partidos de la derecha.

El diario Ultima Hora pone en boca de varios referentes del gabinete y jefes militares la frase de que "hoy en día, Bolivia nos puede pulverizar" y señaló expresamente declaraciones de Horacio Galeano, titular de Educación, quien adujo que existen amenazas de agresión contra el país.

Por otra parte, Jorge Oviedo, presidente del Congreso, dijo que Paraguay no puede quedar con los brazos cruzados mientras los otros países "se están preparando".
Paralelamente, los diputados José López y Fabiola Oviedo arguyeron que el proyecto de fortalecimiento militar es para estar a la altura, por lo menos, de la actual capacidad de Bolivia, apuntando también así contra la nación del altiplano.

Paraguay fue suspendido del Mercour y la UNASUR por el golpe parlamentario que el Congreso y el actual mandatario Federico Franco asestaron al gobierno constitucional de Fernando Lugo.
América del Sur es una de las pocas regiones del planeta que no presenta conflictos armados entre las naciones que la componen ni por razones étnicas y religiosas. 

La estabilidad de la región creció a partir de la consolidación del proceso de integración regional que se verifica en las últimas décadas.

La mediación de la UNASUR desactivó, en agosto de 2010, el último conflicto serio que estuvo a punto de enfrentar a Colombia y Venezuela.

tiempodesanjuan.com