Imagen de la agencia EFEA las 6 de la mañana abrieron los puestos de votación en Venezuela, y a las 7:45 ya se reportaba un flujo importante de personas en algunos puestos de Caracas.

Los venezolanos madrugaron a votar al toque de diana, como es la costumbre del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) del presidente Chávez, pero también con los mensajes de buenos días del candidato Henrique Capriles a través de las redes sociales.

Las mañanas de elecciones en Venezuela suelen tener pocos inconvenientes, excepto que los jurados de mesa no lleguen a tiempo y se retrase la votación. Esto se empezó a reportar desde temprano particularmente en los estados de Vargas y Delta Amacuro. A las 8 de la mañana el 85 por ciento de las mesas estaban abiertas, según información oficial. 

A pesar de estos retrasos, sin embargo, serán las horas de la tarde las que generan mayor preocupación, tanto al Consejo Nacional Electoral, a los partidos y a ciudadanos de la sociedad civil organizados para monitorear esta elección. 

Los rumores 

Uno de los principales riesgos es la información falsa que empieza a circular vía redes sociales, le dijo a Semana, Mercedes de Freitas, directora del capítulo de Venezuela de Transparencia Internacional. Desde ayer hay chismes circulando por la web y por celulares. Uno de ellos, que sólo había tras casillas válidas para votar por Henrique Capriles, otro, dicho incluso por el mismo presidente Chávez anoche en una rueda de prensa, de que había un canal estadounidense de noticias que iba a anunciar los resultados antes de tiempo. Vale recordar que sólo los resultados oficiales del Consejo Nacional Electoral son válidos. 

En Venezuela es común que compañías privadas contraten encuestas en boca de urna pero muchas veces se han equivocado. Aunque en teoría esta información no es pública sí empieza a circular y puede influir, especialmente en horas de la tarde, en que los partidos vayan a reclutar a la gente que no ha votado aún, ocasionando grandes colas, lo cual dilataría la entrega de resultados electorales. Los partidos suelen ubicar puestos de control a unos metros de los puestos de votación y así pueden hacer saber cuántos militantes han ido a votar o no a ese centro. 

Colectivos armados y seguridad 

Otro efecto colateral de los rumores sobre resultados, pero también la polarización política con los ánimos exaltados, es que puede generar que algunos colectivos armados, pudieran intentar impedir el voto en ciertos puntos de votación, en dónde tienen injerencia. Se calcula que podrían ser unos cien mil. Raiza Urbina, quien comanda uno de estos grupos en Petare, de aproximadamente 300 hombres, le dijo a la agencia AP que no iban a aceptar una victoria de Capriles si éste ganaba y que tenían preparado un plan B, pero no explicó cuál era. 

Ante la ingerencia o intimidación que estos grupos puedan tener, no sólo contra electores, sino también contra jurados de mesa o testigos electorales, es fundamental que las fuerzas armadas, desplegadas por todo el país a través del Plan República, estén alertas. El problema, según Rocío San Miguel, de la ong Control Ciudadano, que monitorea al sector Defensa, Seguridad y las Fuerzas Armadas en Venezuela, es que algunas milicias chavistas podrían integrar algunos grupos del Plan República. 

Hay incertidumbre sobre cómo van a actuar las mismas fuerzas armadas también. Hace unas semanas, en Puerto Cabello, simpatizantes de Chávez y Capriles se enfrentaron a pedradas y aunque había una sede cercana de la Guardia Nacional, no actuaron para impedir la confrontación. 

Según San Miguel, 4 de los 6 altos mandos militares de Venezuela fueron golpistas en 1992 y son muy cercanos a Chávez. También es cercano al presidente el general Antonio Benavides, al mando del Core 5 de la Guardia Nacional, que comprende el distrito capital, y los estados Miranda y Vargas. Durante la parada militar que se realizó el 4 de febrero pasado, el general Benavides dijo que iban rumbo a la “consolidación de la revolución bolivariana el 7 de octubre”. El propio ministro de la Defensa, Henry Rangel Silva, también ha participado con comentarios políticos contra Capriles y en pro de Chávez hasta en programas de televisión. 

Las trampas del tarjetón y el miedo 

Además de estas situaciones, otro de los riesgos en Venezuela en estas elecciones es que la gente crea que su voto no es secreto. Esto hace parte también de la exacerbada polarización política en Venezuela. Pero también hay problemas con el voto en e tarjetón. 

Desde temprano se empezó a reportar que las personas estaban presionando el botón de votar sin que apareciera aún la imagen del candidato. Así el voto es nulo. También es nulo el voto de cualquiera que vote por tres partidos que le retiraron el apoyo a Capriles: Manos por Venezuela, Vota Piedra y Cambio. Y los votos que la gente marque por Capriles en el partido Unidad Democrática (distinto a la Mesa de Unidad que sí lo apoya) se irán para Reina Sequera, porque el partido decidió a último momento hacer esa sustitución de candidatos. 

semana.com