Aldo Díaz LacayoEn América Latina resulta imposible que acepten el anuncio colombiano de rechazar la sentencia emitida en La Haya sobre límites territoriales con Nicaragua en el mar Caribe, estimó hoy el historiador Aldo Díaz Lacayo.

A juicio del exdiplomático, en el ámbito internacional no tendrá éxito la reacción de Bogotá y "mucho menos en el contexto latinoamericano, porque la mayoría de los países tienen todavía conflictos fronterizos y eventualmente podrían recurrir a la Corte Internacional de Justicia (CIJ)".

En entrevista exclusiva con Radio La Primerísima, el experto nicaragüense señaló entre los casos pendientes el diferendo Perú-Chile.

Dentro de Colombia hay quienes piensan que más allá de América Latina podrían lograr algunos apoyos, yo lo veo dificilísimo porque, como bien han dicho todos los especialistas, aceptar que alguien desista de asumir un fallo de la CIJ implica ir contra el derecho internacional.

La negativa a acatar el veredicto se basa en problemas internos en ese país suramericano y pretende crear cierto ambiente mundial favorable a su decisión, pero más temprano que tarde terminará por cumplir "porque no puede apuntar a otro lado", observó.

"¿Cuánto tiempo tomará eso? No es predecible, pero en mi opinión va a ser muy corto. No puede ser mucho", aseveró el analista.

Entre más efervescencia política interna haya en ese país, será más grave la situación del presidente Juan Manuel Santos, "de manera que él tiene que ir buscando el equilibrio para que las aguas políticas regresen a su cauce normal", pues "su verdadero objetivo político interno" es la reelección, evaluó.

Al decir del estudioso, entre las presiones vinculadas al veredicto de la CIJ figuran las del sector militar en Colombia, pues "se siente cercenado" en "el ámbito de la seguridad que a él le corresponde".

También distinguió la postura de algunos partidos, lo cuales tratan "de agarrarse de ese tema para reivindicarse políticamente", aunque no lo están logrando, dijo el historiador, quien se refirió específicamente a la agrupación del exmandatario Álvaro Uribe.

Otro conflicto de naturaleza política se relaciona con San Andrés, pues no todos los ciudadanos de ese departamento colombiano se oponen a la sentencia de la CIJ, aunque el contencioso implicó decisiones acerca de la soberanía de ese territorio, opinó.

Interrogado sobre los intereses de Estados Unidos en el área, Díaz Lacayo consideró que esa potencia norteña "tiene una relación simbiótica con Colombia, tanto militar como política, pero no creo que después de un fallo tomen una posición adversa".

Según estimó, lo dispuesto por la CIJ llevará a la Casa Blanca a modificar su política naval en el Caribe, lo cual podría incluir la ampliación de acuerdos con Nicaragua o la suscripción de nuevos convenios.

prensa-latina.cu