Simpatizantes de ChávezEl delicado estado de salud del presidente Hugo Chávez, por quien sus colaboradores pidieron a los venezolanos que rezaran, ha abierto grandes interrogantes sobre el futuro político inmediato de Venezuela, más aún cuando versiones de prensa dicen que está en coma inducido.

La incógnita acerca de si Chávez podrá o no ser investido el próximo 10 de enero para un nuevo mandato de seis años marca el inicio del 2013 para los venezolanos.

Cuando faltan ocho días para la fecha prevista por la Carta Magna para que comience el periodo 2013-2019, el país mantiene un debate en torno a los mecanismos constitucionales que se podrían aplicar en caso de que Chávez no pueda asumir según lo establecido, mientras no cesan los rumores sobre su salud, que son negados por el Gobierno.

Hoy hasta los gestos de los allegados de Chávez han dado para interpretaciones. Para analistas, el vicepresidente Nicolás Maduro lucía agotado el domingo cuando informó por cadena de televisión desde La Habana que Chávez sufría nuevas complicaciones después de la operación a la que fue sometido tras la reaparición de cáncer, y que su estado era “delicado”.

El politólogo venezolano Ricardo Sucre Heredia indicó que el mensaje de Maduro, la gestualidad de su cuerpo y sus expresiones “apunta a que la situación de salud de Chávez no ha evolucionado de acuerdo a lo esperado. O se estancó o se agravó. Me temo lo último”.

El analista sostuvo que “es poco probable que Chávez venga para el 10 de enero. Estas horas deben ser claves para tener un pronóstico más definitivo sobre la salud de Chávez y, en consecuencia, tomar las decisiones políticas que corresponden según la Constitución: ausencia temporal o ausencia absoluta. Por lo dicho por Maduro, me temo que el escenario va hacia la ausencia absoluta”.

El martes el cardenal y arzobispo de Caracas, Jorge Urosa, dijo a Globovisión que la incertidumbre acerca de la salud del Mandatario se disipará “plenamente” el próximo 10 de enero.

El prelado agregó que en esa fecha se sabrá, “si es que no se sabe antes, cómo ha evolucionado la salud del Presidente” , tras añadir: “Se sabrá a qué atenernos todos” e indicó que los venezolanos deben tener “una gran confianza en la sensatez de todos los dirigentes políticos”, que, consideró, deben apegarse a lo que está planteado en la Constitución Nacional”.

Días atrás el presidente de la Asamblea Nacional, el diputado oficialista Diosdado Cabello, dejó entrever que se podría prorrogar la fecha de toma de posesión de Chávez para su cuarto período.

Pero algunos juristas y opositores sostienen que la fecha no puede ser prorrogada y que la Constitución establece que en caso de que el Mandatario electo no pueda juramentarse el Presidente de la Asamblea Nacional debe asumir y llamar a elecciones en 30 días. Los adversarios del Mandatario han criticado la falta de información completa sobre el estado de Chávez y han exigido un informe médico.

El ministro de Comunicación e Información de Venezuela, Ernesto Villegas, defendió el manejo gubernamental de la situación y dijo que Chávez ha dicho en sus peores momentos la verdad.

“La situación no se ve bien. El hecho de que Maduro se fue a Cuba, dejando al ministro Héctor Navarro a cargo sólo parece comprensible si la salud de Chávez es precaria”, dijo David Smilde, profesor de sociología de la Universidad de Georgia.

Smilde indicó que Maduro probablemente hizo el viaje “para poder hablar con Chávez y tal vez con los Castro y otros asesores cubanos acerca de cómo navegar por la posibilidad de que Chávez no pueda ser juramentado el 10 de enero”.

“Mencionar dos veces en su discurso televisado a nivel nacional que Chávez ha sufrido nuevas complicaciones sólo refuerza la impresión de que la situación es grave”, agregó.

Coma inducido

El diario español ABC dijo en su edición digital que el presidente Hugo Chávez entró en los últimos días en un coma inducido, que tiene los signos vitales muy debilitados y que se mantienen gracias a que tiene asistencia artificial.

Fuentes consultadas por ABC, dice el diario “aseguraron el lunes que se había programado una próxima desconexión de la asistencia artificial que prorroga la vida del Presidente venezolano. Esa desconexión, con resultado previsible de fallecimiento, podía producirse en cualquier momento”.

Agrega que desde hace días, que llegó al final del año en cuidados intensivos “con fiebre constante, pérdida de consciencia, sin responder a los antibióticos, sin ingerir nada sólido desde que fue operado y alimentación intravenosa debido a la extracción de casi medio metro de intestino”. También dijo que ”sus funciones respiratorias se encontraban asistidas artificialmente tras la traqueotomía a la que fue sometido por una infección que motivó la retención de líquido en los pulmones. Ese cuadro se completa con insuficiencia renal”.

El médico José Rafael Marquina dijo ayer en Twitter que Chávez está entubado, con ventilación mecánica con elevadas presiones y oxígeno al 100% y que está reteniendo mucho liquido.

El galeno agregó que “a ese punto de la enfermedad es muy difícil que presente una mejoría”. Marquina también planteó que en ese punto había que decidir si Chávez debía seguir con ayuda artificial o se desconecta, al tiempo que dijo que se debe abrir un debate sobre lo que pasará el 10 de enero.

elpais.com