El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, será operado los primeros días de la próxima semana en Cuba de una lesión que podría ser cancerígena, pero seguirá gobernando desde la isla por el tiempo que sea necesario porque el parlamento le permitió salir del país sin que designe un sustituto. El mandatario socialista dijo que viajará el viernes a La Habana para prepararse para la intervención, que determinará la gravedad de la lesión hallada en la misma zona donde le fue extirpado el año pasado un tumor maligno del tamaño de una pelota de béisbol.
El resultado de la intervención será clave para el escenario político del país petrolero sudamericano, que en octubre irá a las urnas para decidir si Chávez sigue al mando por otros seis años o si un frente opositor llega al poder tras 13 años ininterrumpidos de liderazgo del militar retirado.
"La intervención quirúrgica será los primeros días de la próxima semana, lunes o martes (...) Seguramente estaré en Cuba durante varios días. Aún no sabemos exactamente cuántos, pero no serán muchos", dijo Chávez durante un consejo de ministros que duró unas tres horas y media y fue transmitido por cadena nacional de radio y televisión.

"Si resultara maligna (la lesión), habrá que entrar en otra fase, seguramente de radioterapia localizada", aseguró.
Poco antes, la Asamblea Nacional aprobó su solicitud de viajar por tiempo indeterminado a Cuba sin dejar un sustituto, independientemente de que la oposición argumentó que ante una "ausencia temporal" que le impida ejercer el poder, el vicepresidente debe tomar el mando.
El diputado opositor Alfonso Marquina argumentó que "no se puede gobernar desde ningún otro punto que no sea el territorio nacional (...) Exigimos que se cumpla la Constitución nacional, que se permita el viaje del Presidente (...) pero Venezuela debe tener a alguien encargado de la presidencia".
La Constitución establece que el vicepresidente queda encargado de la presidencia cuando hay "ausencia temporal" y el oficialismo considera que la ausencia temporal no se refiere a una ausencia física sino a la incapacidad de gobernar.
"El presidente está plenamente facultado para seguir al mando. La ausencia temporal en la Constitución es la imposibilidad de ejercer el mandato y eso no está planteado, como no lo estuvo el año pasado", dijo el miércoles en la noche el vicepresidente Elías Jaua, sobre quien recaería la presidencia en caso de ausencia de Chávez.
Durante su convalecencia del año pasado, Chávez gobernó esporádicamente desde Cuba delegando funciones mínimas en algunos de sus ministros y el uso de la firma electrónica.
El Gobierno no ha revelado el tipo o lugar exacto del cáncer que lo aquejó, lo que ha suscitado en repetidas oportunidades diversas teorías sobre su real estado de salud.
El último fin de semana, los rumores sobre una recaída de Chávez inundaron el país petrolero, por lo que el propio jefe de Estado tuvo que salir al paso sorprendiendo el martes a propios y extraños con la revelación de una nueva lesión.
La noticia llevó a analistas a revisar el escenario político antes de las elecciones de octubre, en las que la oposición intentará arrebatarle el poder a Chávez con un candidato único, el joven gobernador Henrique Capriles.
"Son ellos mismos (la oposición) los que generan las dudas, la zozobra. Nosotros siempre estamos informando cuando lo creemos conveniente. Y ahora yo estaré mucho más pendiente para demoler las mentiras para dar la información veraz en el momento oportuno y cuando haya que darla", dijo Chávez.
"Haya cáncer o no haya cáncer, ellos no volverán", afirmó.
El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ratificó el miércoles a Chávez como su candidato a las presidenciales de octubre y el Gobierno cerró filas en torno a su líder desechando los rumores de una posible sucesión.
Mientras Chávez hablaba, el Tribunal Supremo de Justicia comunicó que multó a la presidenta de la Comisión Electoral de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Teresa Albanes, por no acatar la orden de no destruir las listas de votantes que participaron en las primarias.

Bonos rompen máximos
En tanto, la deuda soberana de Venezuela marcó máximos el jueves con los inversores incrementando sus apuestas en los altos rendimientos de los volátiles bonos locales, al calor de las crecientes expectativas del mercado de que un cambio de Gobierno estaría cerca.
A las 2105 GMT, el bono de referencia venezolano con vencimiento al 2027 subía un 2.25 por ciento, a 84.625 por ciento. El rendimiento caía a 11.37 por ciento, según datos de Thomson Reuters.

El Global 27 anotó un máximo de precio de casi dos años.
"Los bonos de Venezuela y PDVSA permanecerían bien soportados por el incremento de las expectativas del mercado de un cambio de administración en el país. Continuamos recomendando las posiciones largas en la deuda de PDVSA y en la soberana en moneda dura", dijo Credit Suisse en una nota a clientes.
En tanto, el bono de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) con vencimiento al 2022 y cupón de 12.75 por ciento anotaba una ganancia de 4.72 por ciento, ligeramente por debajo del récord del año de 5.05 por ciento que marcó más temprano en la jornada, hasta 98.96 por ciento. El rendimiento caía más de un punto, a 12.93 por ciento.
El bono con vencimiento al 2022, otro papel ampliamente seguido por los inversionistas por su atractivo cupón de 12.5 por ciento, cotizaba a 104.063 por ciento, el mayor nivel que ha logrado desde su lanzamiento en agosto del 2010.

Reuters