El presidente Barack Obama afirmó hoy que para noviembre próximo los hispanos sólo tienen la opción de votar por él, para un nuevo período presidencial, o por los republicanos que se oponen a la reforma migratoria. ''Aún nos quedan cinco años para concretarla'', respondió el mandatario este jueves en entrevista telefónica que concedió al locutor de radio Eduardo 'Piolín' Sotelo.
''Estoy al cien por ciento por la aprobación de una reforma migratoria'', respondió a una pregunta expresa al atajar que lamentablemente la decisión final ha estado en el Congreso.
''Soy el presidente. No soy el rey. Puedo aprobar y firmar leyes que pasen primero por el Congreso, pero esto no es una monarquía. Esto es una democracia'', apuntó. Indicó que el obstáculo principal de la reforma migratoria ''está en el Congreso y entre los republicanos que han declarado que se oponen a esta reforma''.
Obama insistió que él apoya una reforma migratoria y el Acta del Sueño (Dream Act) que daría un sendero de legalización a cientos de miles de estudiantes indocumentados. El mandatario estadounidense rechazó que haya fallado en su promesa que hizo como candidato en 2007 de que en su primer año de gobierno concretaría una reforma migratoria.
En la pasada elección de 2008 Obama recibió el apoyo a su candidatura de parte del 67 por ciento de los votantes hispanos. Apuntó que de ganar las elecciones aún tendría cinco años más para concretar reformas ''y por ahora trabajamos en fortalecer primero que todo nuestra economía''.
Obama rechazó que esté buscando a los hispanos sólo en tiempos electorales y más cuando estos se consideran claves para que él obtenga el triunfo. ''He hablado con líderes latinos siempre y no sólo en tiempos de campaña'', replicó.

NTX