Antes de viajar a Cuba para una cirugía que lo tendrá fuera del país durante un tiempo indeterminado, Chávez dijo en una comparecencia televisada que funcionarios de su Gobierno y de la firma china SUTIC firmarán el acuerdo "para el desarrollo conjunto" de esa mina, cuya explotación fue concedida en 2002 a la empresa canadiense Crystallex.

El gobernante no proporcionó más información sobre esa mina, situada en el estado de Bolívar (suroeste), de la que no se hacía alusión oficial en Venezuela desde finales de 2008.

El 5 de noviembre de 2008, el entonces ministro de Minería y recientemente nombrado secretario general de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), Rodolfo Sanz, anunció que "Las Cristinas" pasaban a control estatal, sin mencionar a Crystallex.

Tres semanas después, la firma señaló en una comunicación a sus accionistas en su sede en Toronto que estaba dialogando con las autoridades venezolanas y que si el asunto no se resolvía "de forma amistosa en seis meses, Crystallex tiene la opción de someter la disputa a un arbitraje internacional".

Sanz había destacado que se trata de "uno de los yacimientos de oro más importantes de América Latina y uno de los más grandes del mundo", que "cuenta con una capacidad aproximada de 31 millones de onzas de oro, valoradas en cerca de 35.000 millones de dólares".

El 8 de junio de 2010, la Corporación de Ingeniería Ferroviaria de China (CREC, por su sigla en inglés) anunció que participaría junto con Crystallex en la explotación de la mina, lo que no fue comentado en Caracas. China es el segundo socio comercial de Venezuela por detrás de EE.UU., con un intercambio que superó los 12.000 millones de dólares en 2011. 

EFE