Barack Obama y Hu JintaoNumerosas voces se han alzado en Estados Unidos para expresar su preocupación por la venta de A123 Systems, un fabricante de baterías ‘limpias’ que se declaró en quiebra el pasado 17 de octubre y que en 2009 recibió 249 millones de dólares en ayudas públicas como parte de un programa de estímulos. El motivo del malestar es que la compañía pasará al grupo Wanxiang, del multimillonario Lu Guanqiu, que tiene lazos muy estrechos con el Partido Comunista Chino.

Este movimiento supondría el pase a manos chinas de tecnología avanzada con “aplicaciones militares clave”, según uno de los grupos que se oponen a la venta. De esta manera, más de una década de investigación con fondos estadounidenses quedaría a disposición de su mayor rival económico, que tendría acceso al resultado de años de trabajo en secretos y patentes.

En el centro de la cuestión no están los productos ya existentes, sino una rompedora tecnología anunciada el pasado verano que promete ser un enorme avance en lagama de aplicaciones de las baterías de iones de litio, ya que permitiría su uso sin necesidad de sistemas de refrigeración o calefacción para mantenerlas en funcionamiento.

Diversos legisladores y grupos de presión se han dirigido al Gobierno para pedirle que detenga la operación, especialmente después de que el propio Barack Obamahiciera referencia a la necesidad de mantener la tecnología en el país en su discurso de investidura. “No podemos ceder a otros Estados la tecnología que propulsará nuevos trabajos y nuevas industrias”, proclamó el presidente en su toma de posesión el pasado lunes.

“Si Obama quiere mantener su palabra, su Administración debe bloquear la venta de A123 Systems a Wanxiang”, declaró la congresista republicana Marsha Blackburn. “Ésta es la primera prueba para Obama en su segundo mandato y habrá que ver si sus palabras tienen algún peso”.

Antes de que se cierre el trato es necesaria la firma del Comité de Inversiones Extranjeras (CFIUS por sus siglas en inglés), dirigido por el secretario del Tesoro saliente, Timothy Geithner, que se encuentra valorando la operación, si bien hasta el momento ha sido reticente a la hora de intervenir en este tipo de ventas. 

elconfidencial.com