La secretaria de Estado adjunta de EEUU para el control de armas, la verificación y el cumplimiento, Rose Gottemoeller, aseguró ayer que la implementación del nuevo tratado START ruso-estadounidense sobre el recorte de armas estratégicas ofensivas no dependerá de las elecciones presidenciales de 2012 en EEUU.

Gottemoeller subrayó que “el tratado interesa a ambas partes”, además de contar con el “apoyo bipartidista” en EEUU, por lo que su puesta en práctica no debe suponer problemas algunos en el futuro.

Recordó que los miembros de una comisión mixta ruso-estadounidense celebran consultas semestrales sobre el tratado y están reunidos estos días en Ginebra.

También reafirmó el planteamiento de que el futuro escudo antimisil en Europa no apuntará contra Rusia.

El tratado START, firmado en Praga en abril de 2010 y vigente desde febrero de 2011, obliga EEUU y Rusia a reducir su arsenal de armas estratégicas ofensivas hasta 1.550 ojivas nucleares y 800 vehículos correspondientes, desplegados y en reserva.

RIA Novosti