Drone de las Fuerzas Armadas EstadounidensesLa Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA en sus siglas en inglés), ha mantenido durante los dos últimos años una base secreta deaviones sin tripulantes, más conocidos como drones, en Arabia Saudí, según han informado hoy distintos medios estadounidenses.

Estas fuentes han revelado que conocían la existencia de la instalación desde septiembre de 2011, pero que habían renunciado a informar sobre el país en el que se encontraba a petición de la Administración. El Gobierno alegó entonces que el conocimiento de la localización de la base podría torpedear las operaciones contra la rama de Al Qaeda que opera en la región y perjudicar a la colaboración antiterrorista que presta Riad.

Las primeras informaciones sobre la existencia de esta base aparecieron en septiembre de hace dos años, cuando un dronedespegó de ella para matar a Anwar al Aulaki, un clérigo radical islamista nacido en Estados Unidos y conocido por ser uno de los líderes de Al Qaeda en la Península Arábiga.

EE UU, que mantenía tropas en Arabia Saudí desde la Guerra del Golfo de 1991, teóricamente retiró todos sus efectivos militares en 2003. Desde entonces, oficialmente solo permanecen en el país miembros de una misión de entrenamiento militar. El Gobierno saudí aún no se ha pronunciado sobre esta información, un tema delicado por el rechazo de las élites religiosas locales a la presencia militar estadounidense.

Oficialmente, EE UU retiró todas sus tropas de Arabia Saudí en 2003

Según el periódico The New York Times, oficiales del Ejército de EE UU confirmaron que la primera vez que la CIA utilizó la base secreta fue para matar a Aulaki. Desde entonces, según dichas fuentes citadas por el diario, la CIA tiene asignada la misión de matar a "objetivos de alto valor". Este es el término utilizado en el lenguaje militar estadounidense para denominar a los dirigentes de las distintas organizaciones terroristas.

El diario The Washington Post ha apuntado además que John Brennan, el principal asesor en materia antiterrorista del presidente, Barack Obama, y su candidato para dirigir la CIA, tuvo "un papel clave" en las negociaciones con Riad para establecer la base en el reino saudí.

Precisamente, la Casa Blanca defendió ayer que los operativos paramatar a ciudadanos estadounidenses en el exterior son "legales, éticos y sensatos", si estas personas suponen “una amenaza inminente de ataque contra Estados Unidos” y su captura no es posible. Esta postura se basa en un informe legal, difundido ayer, y elaborado meses antes del ataque contra Al Aulaki, en el que también murieron otros tres estadounidenses, incluido el hijo de 16 años del clérigo.

elpais.com