Colombia debe analizar las implicaciones de la construcción de este canal para su propia seguridadwww.fuerzasmilitares.org (26JUN2013).- La empresa de Hong Kong encargada de desarrollar el proyecto de un canal en Nicaragua que comunique el Atlántico y el Pacífico ha comenzado ya los estudios de viabilidad, ha afirmado su propietario, Wang Jing.

En declaraciones que publica hoy el diario "Global Times", Wang indicó que se espera que el Gran Canal Interoceánico pueda comenzar su construcción para 2014 y las obras durarán seis años.

Aunque el proyecto retrasara el comienzo de las obras, avanzó Wang, presidente también de la empresa de telecomunicaciones Beijing Xinwei Telecom, "no importa si no se empieza en 2014, y de ninguna manera habrá una quiebra".

El dueño de la empresa HK Nicaragua Canal Development Investment Co (HKND) precisó que el proyecto de ingeniería, con un presupuesto de 40.000 millones de dólares, tendrá 286 kilómetros de longitud -tres veces más que el de Panamá- y podrá dar servicio a buques de 400.000 toneladas de carga.

"El comercio global se ha desarrollado tanto que el mundo necesita un nuevo canal", además del que ya existe en Panamá desde hace un siglo, expresó Wang.

El canal se excavará a una profundidad de 27,6 metros, tendrá una anchura de 520 metros y atravesará el lago Nicaragua.

El Parlamento nicaragüense aprobó el 13 de junio dos leyes que ceden a la firma china, por un total de hasta un siglo, la construcción y administración del canal, que incluiría una vía húmeda y otra seca, dos puertos de aguas profundas y dos aeropuertos internacionales.

Entre las dificultades que se han señalado para el desarrollo del proyecto se encuentra la ausencia de relaciones diplomáticas entre China y Nicaragua.

El proyecto ha suscitado críticas de grupos defensores del medioambiente, tanto en Nicaragua como en el exterior, acerca del impacto que el canal pueda tener en el lago, el mayor de agua dulce de toda Centroamérica.

En este sentido, Wang insistió en que las obras tendrán en cuenta la protección medioambiental.

EFE